Relevante MX
COLUMNAS

Delfina Gómez con irregularidades por 830 mdp, en un año al frente de la SEP

EL SOCAVÓN

CARLOS GARCÍA

Sin lugar a dudas, la ambición desmedida por el poder, aunado al desbordado autoritarismo que sigue ejerciendo el mandatario Andrés Manuel López Obrador, lo ha convertido en un gobierno de un solo hombre que por cierto, ha sido fallido por los nulos resultados y la toma de decisiones populistas que han afectado el crecimiento económico y la paz y estabilidad social de los más de 126 millones de mexicanos.

El inquilino de Palacio, a través de sus “conferencias” mañaneras que nos cuestan a todos los mexicanos más de 200 millones de pesos diarios, le dice a sus seguidores (que siguen con los ojos vendados y tampoco prestan oídos a las tergiversaciones que hace de los acontecimientos cotidianos y que cuando amanece indignado e iracundo, se dedica a atizarle a los que llama sus adversarios porque simplemente, no compartimos ni un ápice sus ocurrencias que cada vez inventa con mayor ahínco y empieza a inventar, engañar y mentir (lleva más de 100 mil contabilizadas a lo largo de más de cuatro años de mandato).

Desde su atril ha querido marcar la agenda nacional, en su fallida y precipitada la toma de decisiones (no consulta a nadie de su extenso equipo de floreros) ha despedazado instituciones, fracturado el desarrollo, la paz social, la seguridad y la unión entre todos los mexicanos con su autollamada cuarta transformación con la que insiste que el cambio ha sido positivo para México (¿?).

A López Obrador le incomoda hasta el tuétano que decenas de millones de mexicanos de todos los estratos sociales y corrientes políticas no aprueben ni estén de acuerdo con su primitiva formar de gobernar, la semana pasada volvió a las andadas al señalar que “son momentos de definiciones, ésta brecha está muy angosta, no hay para dónde hacerse. Es estar con el pueblo o con la oligarquía, no hay justo medio”.

Se le olvida al tabasqueño, que el mes pasado en otra de sus “magistrales” conferencias” mañaneras, señaló que al pueblo lo tiene como estrategia para que sigan votando por él y su Movimiento no es para ayudarlo a salir de su pobreza.

Es lamentable escuchar a Amlo, que se recarga- en el pueblo (al que antepone en cualquier comentario o circunstancia, para que éste se dé cuenta que sí le “tiene cariño”, no olvidemos es banal lema “primero los pobres” ¿Primero en qué y para qué? y hacerlo mártir rematando que los anteriores regímenes no fue tomado en cuenta.

De esa manera, (recargado en el pueblo) el siguiente objetivo de Amlo es apoderarse del Estado de México en los comicios a celebrarse el próximo 4 de junio a través de su incondicional Delfina Gómez Álvarez, (a la que también le encanta mentor), precandidata de Morena a dicha gubernatura, quien representa los intereses del autoritario tabasqueño, quien está decidido a alzarse con el triunfo a cualquier precio de la llamada Joya de la Corona.

Para su infortunio, Delfina Gómez, como senadora no hizo más que ocupar su curul, tiene en su carrera política actos de corrupción (a la luz de todos los mexicanos) tanto en la administración pública municipal, cuando fue alcaldesa de Texcoco (2013-2015), al haberle descontado “voluntariamente a fuerzas” a 472 empleados de dicho ayuntamiento el 10 por ciento de su salario sin haberles pedido su autorización y que muchos de ellos fueron despedidos por haberse atrevido a protestar por dinero que era suyo.

La suma rebaso los 12 millones de pesos en los tres años de gestión, y por cierto, María Victoria Anaya Campos, asistente de la entonces alcaldesa recibió de febrero de 2013 a febrero de 2015

más de 10 millones 800 mil pesos en cheques algunos signados por la propia Delfina Gómez provenientes de la retención ilegal del 10 por ciento del salario de los trabajadores.

Por dicho acto de corrupción, el Tribunal Federal Electoral del Poder Judicial de la Federación, multó a Morena por 4 millones 500 mil pesos, pero a Delfina no la inhabilitaron para ocupar ningún cargo público en cualquier administración.

Sigue en su precampaña recorriendo municipios de la entidad mexiquense, es irrisorio ver y escuchar el eslogan Delfina Gómez Álvarez en su precampaña, que dice textualmente: “sigo con el principio de no mentir, no robar y no traicionar”, que maneja su jefe y superior López Obrador y Morena, que ninguna de las tres palabras han podido cumplir los cuatroteros a lo largo de cuatro años de gobierno fallido en sus tres niveles de gobierno, así como en el Poder Legislativo con sus incondicionales legisladores y morenistas y sus rémoras del PT y PVEM.

Sin lugar a dudas, el cinismo se ha desbordado en la texcocana, pues si algo ha tenido en su carrera política es corrupción, para muestra otro botón:

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que en el año 2021 Delfina Gómez Álvarez irregularidades por 830 millones de pesos 700 mil pesos con un posible daño o perjuicio a la Hacienda Pública Federal, en la secretaría de Educación Pública, cuando Delfina el su titular.

Dichas irregularidades están en Apoyo Solidario que suman 15.8 millones de pesos; en Educación Media Superior y suman 496 millones 500 mil pesos; en Institutos Tecnológicos por 42 millones 200 mil pesos; en Transferencias a las Universidades Públicas Estatales (UPES) por 119 millones 800 mil pesos.

De esta manera, las cuentas no son claras en la Secretaría de Educación Pública en el año 2021 al ser revisadas las transferencias de recursos de los subsidios federales para Organismos Descentralizados Estatales de Educación Superior y en las Universidades Públicas Estatales.

Asimismo, la Auditoría Superior de la Federación detectó pago de plazas o categorías no consideradas en el convenio, catálogo o normativa, de igual manera que las instituciones no se ajustaron al tabulador de sueldos por 78 millones 200 mil pesos y 46 millones 900 mil pesos por pagos a personal comisionado al Sindicato sin autorización, bienes adquiridos no localizados o que no operaron o servicios no realizados.

Estas irregularidades fueron detectadas y que encontró la Auditoría Superior durante el año 2021 pero inmediatamente ni tardo ni perezoso López Obrador salió en defensa de su incondicional Delfina Gómez Álvarez la semana pasada, denostando el trabajo de la ASF y señalando que estas monstruosidades no querían decir que hubiese corrupción en la SEP porque “Delfina es gente honrada”, señaló el inquilino de Palacio.

También en su pésima gestión como secretaria de Educación Delfina Gómez tomó otra mala decisión al desaparecer el 2 de abril de 2022 las Escuelas de Tiempo Completo que proveía de clases suplementarias y alimentación a 3 millones 600 mil niñas y niños en condiciones de pobreza en nuestro vapuleado país, siendo un retroceso e impacto negativo en familias y estudiantes.

El 70 por ciento de las escuelas afectadas estaban en zonas indígenas y rurales, mientras que el 55% de los niños estaban bajo este programa viven por debajo de la línea de pobreza. Estas escuelas apoyaban a alumnos que más necesitaban, así como a familias madres trabajadoras, se asume como una tragedia de carácter educativo posterior a la pandemia que ha dejado un millón de muertos.

Es preciso mencionar que Delfina Gómez es sin lugar a dudas, (al igual que Claudia Sheinbaum) las consentidas de López Obrador, la texcocana ganó la primera fórmula al Senado en los comicios de 2018 por el efecto Amlo más no por méritos propios, en donde estuvo un tres meses, pues fue nombrada súper delegada de la Secretaría del Bienestar (2018-2021), para que a inicios de 2022 fuera designada secretaria de Educación Pública, en donde realizó un mal desempeño, debido a que en un solo año tuvo irregularidades por 830 millones de pesos.

Así pues, Delfina Gómez Álvarez la que quiere ser gobernadora de la entidad más poblada de nuestra república, tuvo irregularidades por 830 millones de pesos en tan solo un año de estar al frente de la Secretaría de Educación Pública, (¿qué tal si la hubiesen dejado esendejaral si la dejan por supuesto que ha sido defendida por todos los morenistas a la que alaban y juran y perjuran que es una mujer honesta; para su infortunio los hechos demuestran otra realidad.

Las millonarias irregularidades ahí están, a la vista de todos los mexicanos, la realidad es que Delfina Gómez no tiene el talante para ser una política de primer nivel ni la experiencia para gobernar a los más de 18 millones de mexiquenses y sino al tiempo. El Estado de México requiere de una persona que ame profundamen

te a la entidad, además de poseer vocación de servicio y que tenga amplia experiencia en políticas públicas y gobernanza, amén de otras cualidades.

Asegura que va a terminar con la corrupción, al igual que su jefe, lo hizo cuando tomó protesta al primero de diciembre de 2018. Ellos ven la paja en el ojo ajeno, pero la viga en el propio no. Delfina miente con gran facilidad al igual que López Obrador.

Related posts

Diana Cazadora, Icono Nacional y la Romántica Profesora

RELEVANTE MX

Adivinanzas…

RELEVANTE MX

Don Pelucas…

RELEVANTE MX

Leave a Comment