Relevante MX
COLUMNAS

La realidad alterna de AMLO; hasta en esa simula

Documental Político

*La lucha en el 2023 será encarnizada

Emilio Trinidad

Andrés Manuel López Obrador comenzará el año convencido de que él sí es el elegido, el iluminado, porque en su enorme mundo de fantasía, cree que lleva a México a tierras cercanas al Paraíso. 

Él es la luz. Ilumina y consuela a los pobres, a los ignorantes, a los ciegos, mudos, zombis y acarreados. Da cobijo a los desamparados con promesas y esperanzas falsas y con migajas convertidas en dádivas, despensas y dinero del erario público, que como si fuera de él, obsequioso reparte entre esos ilusos pero nobles mexicanos que siguen creyendo en su Mundo Feliz.

Este México nuestro que parece sólo de él, sufre los embates de su ignorancia, de su necedad, de su intolerancia, de su falsedad, de su cinismo, de su simulación, de su capricho y de su autoritarismo.

López Obrador es un rufián y un embustero. En ese mundo en el que vive, imagina que el despacho presidencial y la silla del águila le quedan chicos, quizás por eso prefirió vivir en Palacio Nacional y no en Los Pinos, porque no tiene ni la grandeza de su historia ni los acabados de sus lujosos espacios ni lo imponente de su extensión.

Si del tamaño de su lengua fuera el tamaño de sus resultados, sí estaríamos mejor que Dinamarca en materia de salud; habría acabado con la inseguridad en esos seis meses en los que prometió resolverla. No cohabitaríamos con la impunidad, la corrupción, la complicidad, el engaño y la mentira. La pandemia nos habría caído como anillo al dedo y los fallecidos por esta causa no pasarían de su catastrófica cifra de 60 mil muertos.

Así también ya no habría pobres, a los que dijo que serían primero…., pero ¿primero en qué?, porque los ha llevado a su mayor miseria, a su mayor desastre y parece que así quiere arrastrar a todas las clases sociales para que sólo haya eso: pobres.

Él vive en el mundo al revés. Es como si uno se parara frente al espejo y alzara la mano derecha, para ver en el reflejo como si la que estuviera arriba fuera la izquierda. Así piensa, así existe, así actúa, así se engaña y se llena la boca de bromas y chistes para los suyos y de improperios y veneno para los que disienten de él.

Después de Dios está su serenísima majestad don Andrés, que se siente el naciente Moisés para apartar a su pueblo del yugo del liberalismo y salvarlo de los tiranos del pasado reciente.

Sí, comenzará el 2023 y López Obrador se sentirá renovado y enriquecido -de espíritu, de bienes, de negocios y de cash- y le irá dando curso a su muy anticipada sucesión. Hará creer a su amplio rebaño de borregos que en verdad habrá encuesta y que del resultado de ella saldrá quien se cruzará la banda presidencial al pecho. 

¿Qué dirán Adan Augusto López, Marcelo Ebrard o en su caso Claudia Sheinbaum cuando el “dedo” de Andrés Manuel López Obrador, disfrazado de democrática “encuesta”, señale al o la candidata presidencial?

¿Se prestarán a la farsa sin chistar? ¿Aplaudirán? ¿Serán sumisos entes sin voz ni voto ni opinión?

¿El senador Ricardo Monreal Ávila -por mucho el mejor, el más preparado, cuajado, probado- cerrará la boca y aceptará ir por el gobierno de la Ciudad de México?

Muchos compañeros periodistas afirman que Claudia Sheinbaum no será la candidata porque llegará muy desgastada al momento de la decisión, pero sigo siendo de los que piensan que el tabasqueño tomó la decisión desde que asumió la presidencia y que no hay carta, menos baraja, que no sea ella.

Su monumental narcisismo, su ego, prepotencia y arrogancia,  lo impulsan para intentar pasar a la historia como el primer presidente surgido de la izquierda, que nombró a la primera mujer para ocupar la secretaría de Gobernación y a la primera titular de Seguridad Pública, y por ello quiere entregar la responsabilidad a una mujer para que conduzca los destinos de esta tan dividida, saqueada y dañada nación.

Su “hermano” Adán Augusto -porque así lo ordenará López Obrador-, ocupará una cartera dentro del gabinete. El actual secretario de Gobernación le decía a sus íntimos, recién había tomado posesión de La Quinta Grijalva, que las señales, atenciones, afecto y confianza del presidente eran y estaban con Claudia Sheinbaum Pardo, por lo que él estaría más que satisfecho con concluir su responsabilidad en el gobierno del estado, y que apoyaría con todo las decisiones del ocupante del Palacio Nacional.

Adán Augusto López Hernández jamás se imaginó que la ministra en retiro, Olga Sánchez Cordero, no daría el ancho al frente del palacio del Cobián y por ende, su llegada a tan altísima responsabilidad.  

El segundo tabasqueño más importante del gobierno federal, en su momento le alzará la mano a la jefa de Gobierno porque su lealtad sí es ciega.

Marcelo irá -si acepta la simulación y farsa- al Senado y a su liderazgo o a la Embajada de México en Francia, donde lo va a preferir Sheinbaum Pardo.

A la Ciudad de México no habrá otra carta más que la de Rosa Icela Rodríguez y Omar García Harfuch irá al frente de los temas de Seguridad Pública y Guardia Nacional.

Como sea el panorama político estará caliente y muy descompuesto y todavía falta ver qué es lo que decidirá el habilidoso zacatecano Monreal Ávila, al que por supuesto a López Obradir no le conviene fuera, porque quiérase o no, tiene sus seguidores y con su notable desempeño al frente del Senado, su cordura, serenidad, congruencia y sensatez, es mejor tenerlo amarrado hasta que hayan definido los partidos de oposición a sus candidatos, para fiel a su estilo de marrullero, mal agradecido y traidor, entonces sí darle las gracias por participar.

——-000——-

emiliotrinidad6131@gmail.com

emiliotrinidad61@hotmail.com

Twitter @emtrizal61

Related posts

Crece la tensión entre México y EU

RELEVANTE MX

Asalto al capitolio, falla de seguridad; ni terrorismo ni insurrección miliciana

RELEVANTE MX

La clase política languidece, en nuestro vapuleado país

RELEVANTE MX

Leave a Comment