COLUMNAS

SE COMENTA SOLO CON… IMPRUDENTE

CARLOS RAMOS PADILLA @cramospadilla

¿En verdad el presidente sabe medir sus palabras, sus frases e intenciones? No encuentra el espacio para justiciar por qué vienen “médicos” cubanos y para ello atacó a la Máxima Casa de Estudios, dijo “eso no deben de hacer las universidades, ni las públicas ni privadas, pero las públicas y mucho menos la UNAM”.

Al confesar que siempre dice lo que piensa, Amlo reclamó que la Universidad Nacional Autónoma de México, en lugar de llamar a sus estudiantes de medicina a enfrentar la pandemia por covid 19 los mandó a sus casas. Miente tan libremente como su irresponsabilidad de siempre desgastar a los demás. Si alguna institución respondió aún cuando el gobierno ha limitado y cancelado recursos y apoyos fue y ha sido la UNAM. Y no conforme volvió a golpear: “Las enfermeras, la mayoría arriesgó la vida en la pandemia, hicieron algo extraordinario; pero hay una élite, que tiene un pensamiento retrógrada. Es como el caso, con todo respeto, de mi alma mater, de la UNAM; y no me voy a callar, a reclamarles de que enfrentamos la pandemia y en vez de convocar a todos los médicos estudiantes a enfrentar, a ayudar, se fueron a sus casas”.

Quizá el tabasqueño no esté enterado que México encabeza la lista de médicos muertos en batalla, atendiendo sin equipo de protección, en abandono gubernamental, a miles de personas contagiadas que el ofícialos o  negaba o instaba  a defenderse del virus con estampitas.

El Rector Graue no solamente fue cuidadoso sino altamente responsable en cuidar a la comunidad universitaria, motivar la investigación contra la pandemia, instruir a personal capacitado a auxiliar a la población vulnerable y más aún, en sus instalaciones, bajo el cuidado y atención de universitarios de la Facultad de Medicina, se instalaron carpas para proceder a la vacunación.

La confianza de la población se incrementó al observar que ahí estaban atentos jóvenes y médicos que con orgullo portaron las batas y el emblema de su Facultad de Medicina. La UNAM no participó en las actividades sanitarias además involucró a toda su comunidad a estar informada e informar a los demás. Este mismo ejemplo lo ha dado nuestra Alma Mater al ser centro de acopio de medicamentos y alimentos para casos de emergencia como incendios, inundaciones e incluso sismos.

Es conmovedor observar como miles y miles de jóvenes ofrecen trabajo continuo para salvar la crisis. El Estadio Olímpico ha sido en múltiples ocasiones el punto de reunión, de unidad y de apoyo. Ahí se involucran investigadores, funcionarios, catedráticos, alumnos, trabajadores, familiares y sociedad en general. Aquí el presidente tiene “otros datos”, está deliberadamente mintiendo o exhibe una insultante ignorancia.

Ya intentó desprestigiar a los médicos mexicanos, esta vez arremete contra estudiantes y autoridades universitarias con un insultante silencio del ex rector Juan Ramon de la Fuente. Si en este momento podemos hablar de dos instituciones de moral, resultados y eficacia son la UNAM y el INE ejemplos para un gobierno que incumple con lo más elemental del abasto de medicamentos en el sector salud.

El gobierno federal y el local esos si no enviaron a sus trabajadores a sus casas a protegerse,  por el contrario, les pedían abrazos, reuniones públicas y no usar el cubrebocas.
Conductor del programa VaEnSerio mexiquense tv canal 34.2 izzi 135

Related posts

Ausencia de conducción razonada se traduce en descomposición social

RELEVANTE MX

CIRCUITO CERRADO

RELEVANTE MX

DE FRENTE Y DE PERFIL

RELEVANTE MX

Leave a Comment