COLUMNAS

El Covid y los Milagros

Carlos Ferreyra Carrasco

Pasó mucho más de un año de que el insufrible Donald Trump cayó enfermo de Covid, pero como los seres divinos, a los tres días se levantó y andó.

Alguien que escucha, molesto por la notoria falla gramatical, advierte: “no andó; ¡anduvo, pendejo!”

El otro admite su error pero razona: “anduvo pendejo, pero nomás un ratito, luego se compuso”.

No sé por qué se me vino a la mente esto de las hospitalizaciones y las recuperaciones milagrosas, que en mi malévola concepción casi siempre relaciono con temas políticos.

Esto es, una elección, quizá una consulta pública sobre un tema que afecte al enfermo, o los resultados adversos que lo descolocan en el ranking mundial, donde semanas antes y sin mayores precisiones, anunció que era el segundo mandatario más apreciado del universo y sus alrededores.

Un accidente en la salud puede ser provocado por muchas razones, desde factores exógenos hasta preocupaciones que se guardan en el alma y envenenan el cuerpo, la mente.

En torno al incidente cardiovascular que obligó al presidente López a refugiarse algunas largas horas en el Hospital Militar a pesar de la delicadeza del procedimiento, se tejieron múltiples historias.

Como es normal, todo se ocultó, no conocimos la realidad de su presunto malestar que coincidió, por cierto, con la visita de nutrida delegación gringa para analizar dos temas: reforma energética y seguridad.

El argumento supremo de los incómodos huéspedes, era la fuga en los meses recientes, de 25 mil millones de dólares repatriados por empresarios temerosos frente a las inesperadas y casi nunca razonables iniciativas de López.

El boletín casi clandestino del gobierno de México, habló de una reunión cordial en la que se intercambiaron puntos de vista sobre temas de la relación bilateral.

El comunicado de los vecinos fue más explícito y puso el acento en las diferencias en los temas mencionados.

Se fueron los gringos, salió del hospital y al siguiente días cumplió con su prometida visita a Tepic, rumorada causa de un desacuerdo marital.

Creo, yo no lo vi, que la única información fue la fotografía en la que aparece en su estatura real, sonriente al lado de la munícipe mayor de Tepic, ex reina de belleza de Nayarit y razón única de la visita.

Puede que sea cierto, y si lo es debería ser asunto de interés nacional por la fragilidad del órgano cardiaco del protagonista.

Los asuntos del corazón pueden ser fatales. Y para conocer la otra parte, aprovechemos la imagen de la combatiente por la democracia y la transformación nacional, pronto en el gabinete, dicen…

Related posts

Criminal uso político de la pandemia

RELEVANTE MX

LA ESTUPIDEZ Y EL CINISMO DE LA CLASE POLÍTICA EN MÉXICO, EN NIVELES INSUPERABLES: RIUS

RELEVANTE MX

DE FRENTE Y DE PERFIL

RELEVANTE MX

Leave a Comment