COLUMNAS

Tiritos al aire

Carlos Ferreyra Carrasco

Nace la dictadura. Sabíamos que sucedería, sin embargo la manera cínica, ilegal, claramente violatoria de toda concepción por el respeto a los elementales preceptos Constitucionales rebasó todo lo imaginado.

Muchas décadas, prácticamente un siglo, contemplamos a nuestros hermanos latinoamericanos desangrarse en luchas por el poder. Siempre detrás un militar con su camarilla ansiosos por perpetuarse en un mando que casi nunca rebasó un quinquenio.

Nos escandalizábamos y no comprendíamos tal desorden, tanto crimen castrense, tanta impunidad. Nosotros éramos distintos, teníamos un orden constitucional, con defectos pero la democracia unipartidista y todo, funcionaba.

Hubo naciones que registraron más de un centenar de golpes de Estado y se bromeaba al señalar que los argentinos eran tan civilizados, que sus tanques camino al derrocamiento presidencial, respetaban los semáforos en las calles.

Llegamos a sentirnos y de hecho éramos un oasis en la tenebrosidad político militar del resto del continente. En México se cimentaron las instituciones guardianes de la legalidad y se hicieron las modificaciones suficientes para garantizar la representación de los grupos minoritarios.

Así fue, es historia protagonizada principalmente por el entonces partido mayoritario. Se preservaron caros principios como la no reelección y se fijaron candados para garantizar la soberanía de los tres poderes.

A la cabeza siempre, el Judicial que como pasa al menos en épocas actuales, se pervirtió, se enconchó y llegó a instituirse como el súper poder, el que puede dictaminar sobre y en contra de los otros dos.

Así, no sólo establecieron condiciones de trabajo y de estímulos y recompensas fuera de la realidad nacional, sino que atropellando las leyes de las que eran garantes, han llegado a la inmoralidad de registrar 500 familiares en las nóminas de la Judicatura, convertida así en feudo familiar o de clan.

Hoy nos queda claro. Un senador al que los oaxaqueños habrán de repudiar públicamente, propone ampliar dos años el mando del presidente de la SCJN. Se acata y se decide favorablemente.

Zaldívar, desvergonzado beneficiario sabe que según la Constitución, cada cuatro años los ministros deben seleccionar a su presidente el que tiene vetada la reelección.

A los pobres descastados que ejercen el supremo poder les conviene: con una Suprema dócil, servil y sin honor, será un placer reelegir a Obrador.

Si, en dos años y aún perdida la mayoría legislativa, bastará con la declaratoria de los fantoches de la Tremenda para suprimir elecciones y alargar el periodo de gobierno pejista, todo sea para preservar al país del caos, de elevados gastos que desquicien las bondades del régimen, hasta donde quiera imaginar el lector.

Zedillo dio el ejemplo, sustituyó la Suprema con ministros a su satisfacción. Hoy el Peje los convierte en simples lacayos al servicio de su Corte palaciega.

Propongo a López que se traslade al Castillo de Chapultepec, más acorde con sus ínfulas imperiales…

Related posts

La esperanza de una nueva seguridad

RELEVANTE MX

POR QUE ASÍ LO DECRETA EL PRESIDENTE, DEBEMOS SER FELICES TRES VECES

RELEVANTE MX

PÉNDULO POLÍTICO

RELEVANTE MX

Leave a Comment