COLUMNAS

El Nuevo México

De memoria

Carlos Ferreyra Carrasco

Un día despertamos y México ya no estaba ahí. Los 126 millones de habitantes del país abrimos los ojos a una realidad diferente, a una nación y un gobierno que no habíamos imaginado.

Todo empezó, creo, con la visita del convenenciero mandatario argentino de apellido Fernandez. Dicen las versiones dudosas como todo lo que se origina en la oficina presidencial, que la intervención de Andrés Manuel logró que la deuda de los pamperos fuese favorablemente negociada.

Así de sencillo, uno pide, el otro apoya y los acreedores internacionales abrumados por el peso de una conciencia avara y culpable, dan marcha atrás y Argentina se salva.

Un día, un homenaje al Patricio Francisco I. Madero y la historia en boca de la poeta, doctora en algo, novelista, historiadora, cantante y por ratitos mamá del más pequeño de los vástagos del Señor, resulta distinta a cómo la conocimos.

No fue una disputa política ni la criminal intervención del alcohólico embajador yanqui ni la participación del también borracho perdulario de Huerta lo que terminó en el asesinato de Madero y su acompañante Pino Suárez.

Como antes, como hoy, los medios resultan culpables. Y como ejercicio de poder absoluto, nuestro presidente ordena al Tribunal Federal Electoral que desatore la prohibición legal para que siga haciendo propaganda matutina a su partido.

A la vez, suelta una manada de Solovinos (así los llama) con 20 mil enchalecados con el letrero de Siervos de la Nación, repartiendo casa por cada folletos con los grandes éxitos de Andrés Manuel, el gobernante.

Provoca curiosidad conocer cuáles son, en la íntima apreciación, lo que el Peje estima como logros o resultados positivos. Conocemos su cantaleta cotidiana y sus loas en favor de la terminal avionera, de la fábrica de gasolina y del tren que conectará su rancho con la civilización. A costa de flora y fauna, pero ése es sólo un detalle.

Aprovecha para conminar a los gobernadores a no expresar simpatías por candidatos o partidos y les amenaza con castigos legales si no se abstienen. Los mismos que él evade anulando arbitrariamente los preceptos legales.

Como político de clase universal, don Andrés M. López O., aprovechando los aplausos de Fernandez, presidente de Argentina, y quizá para la nostalgia del visitante con tono porteño y pose peronista, decretó sin derecho a apelación o corrección alguna: todo aquel que pretenda aplicar el derecho y la justicia a quienes vienen del extranjero, será, es, un traidor a la Patria.

No los mencionó pero de pronto surgió el nombre del bufete que ganó en instancias internacionales un juicio contra México, nada más por tantito arriba de mil millones de dólares.

Para que duela más, se trata de una demanda por incumplimiento en el tema energético, en el qué hay media docena de pleitos perdidos. Sin duda la hoy demostrada incapacidad administrativa (la política se sabe hace tres décadas) de Manuel Bartlett, será la tumba de toda nueva aspiración del Peje.

Es una ecuación sencilla: las mayores pérdidas económicas del país se acumulan en las hojas contables de la Comisión Federal de Electricidad, de cuyas penalidades impuestas por organismos internacionales, apenas nos estamos enterando.

Con la certeza de que esos adeudos hasta la fecha desconocidos, pronto pasarán a esa mágica reserva que impedirá conocer el cochinero en el que los militares están moviendo los recursos del Tren, de la Refinería, del Aeropuerto y sus expropiaciones.

No es invento sino un fallido inventario con auditoría al calce, que muestra la entrega de 25 mil millones de pesos a los entorchados a quienes se concesionó el control de fronteras, las aduanas, los bancos repartidores de mendrugos y croquetas, la seguridad interior, la construcción de toda obra oficial…

Para que quede claro, de un plumazo deshizo a la Auditoría Federal que orgánicamente dependería del Congreso y cuyos estudios y análisis pasan al basurero de Palacio, sin validez ninguna. Y se abrieron más los plazos para conocer del uso de los fondos públicos.

Habrá de transcurrir medio siglo para conocer qué se hizo con los 178 mil millones del fondo de desastres, de los 50 mil millones de Salud, de otros 120 mil millones teóricamente dispuestos con las cantidades mencionadas, a la pandemia y sus consecuencias.

En los documentos que conocimos y desconocemos por instrucción del guardián del patriotismo nacional, se precisan desvíos y similares, especialmente en el Tren y el Aeropuerto. Ambas obras bajo control total de ingenieros militares.

La investigación de los fondos quedó suspendida sin averiguación por medio. No hay documento testimonial ni el ocupante del Palacio Virreinal se atreverá a alzar la voz y mucho menos a calificarlos como traidores a la Patria.

Entramos a la siguiente etapa de la Transformación: la única voz audible y atendible sin oposición válida es la del ocupante del sitial juarista.

Y no hay ley que impida el ejercicio del poder total y la decisión única, sin contrapesos, de don Andrés M. López O. Es el México nuevo, el país de un futuro que ya nos alcanzó. O atropelló…

Related posts

Los Salgados

RELEVANTE MX

¿Dónde está la Secretaria del Trabajo?

RELEVANTE MX

El manto sagrado

RELEVANTE MX

Leave a Comment