COLUMNAS

Reivindicación tricolor

De Memoria

Carlos Ferreyra Carrasco

Nuevamente el desquehaceramiento de la reclusión me provoca pensamientos a los que no encuentro explicación ni razón.

Hablamos de 70 u 80 años de predominio priista y lo mencionamos como si fuésemos habitantes de otro planeta recién llegados a tan insólita experiencia, la vociferante, falsaria y tramposa gestión gubernamental.

Parecería que con el arribo de Andrés Manuel al sitial de Juárez, se iniciará el arranque de un nuevo sistema más humano, más conectado con las necesidades populares.

Para concretarlo, se han elaborado teorías sacadas de una mente enferma, alguien que en abierto proceso de demencia senil, inventa, miente, se apropia y esconde.

No hay un sistema político distinto a los que perneaban los anteriores presidentes; para diferenciarlos y cooptar mentes primitivas, se han imaginado lemas y expresiones que impiden el debate con argumentos y quedan en la descalificación.

Las redes, a las que se elogia o insulta según conveniencia, hierven en sujetos patibularios, lombrosianos que por una jugosa cifra económica, se mantienen atentos para “partirle su mandarina en gajos” a quien haga cuestionamientos al mandatario de la Cuarta Transformación.

Coinciden esos sujetos a los que con la evidencia que ellos aportan se puede demostrar que el uso de materia gris es sólo para recordar el día de pago y el Banco (Azteca, desde luego) donde les será depositados.

Es dinero fácil, basta con ubicar a un antipeje para colgarle el Sambenito de chayotero, priista y de no haber actuado igual en anteriores gobiernos.

Los ofensores, ellos mismos lo muestran, reciben lo que califican como chayote, o sea el dinero del pueblo apropiado por el Gobierno que lo distribuye a su buen parecer y decidir.

Estamos metidos hasta el cogote en este triste ambiente que más que los pejiasnos, duele por la militancia sin críticas de otrora inteligentes, preparados y activos reporteros.

Quienes ahora han optado por la fuerza antes que por la razón, ex compañeros de avatares informativos colocados a la diestra de Napito, Bejarano y carabina acompañante, Bartelette y connubia no conviviente, Salgado Macedonio y sigue la lista hasta agotar el espacio del feis.

No lo pregunto porque lo sé. Estos defensores irracionales, critican y pretenden demostrar que muchos de los que ejercemos el don de la duda, nunca antes cuestionaron al gobierno tricolor o a los dos impresentables gobernantes de las siglas marianas, los colores panistas azul y blanco.

Olvidan deliberadamente, lo ocultan como virginidad extraviada en las entretelas de un teporocho, que ellos vivían en esos gobiernos hoy usados para espantar anencefálicos.

Deberían aceptar que jamás hubo un régimen prianista. Cada partido se manejó por su lado. Pero también deberían aceptar que laboraban y escribían en medios mantenidos por el erario.

Puedo mencionar cuando ante mi rechazo a los gastos en gira presidencial al extranjero, el director de Unomásuno, ni Payán ni Lira, me llamó a su oficina y allí me ordenó recoger ése dinero; con sencillez me señaló que esos viáticos se entregaban con anuencia suya y como parte de convenios publicitarios entre empresa y Estado.

Los actuales defensores que sin darse cuenta contribuyen a la entrega de chayos a la actual degeneración de no periodistas pero activos participantes en redes, están en el borde del juicio moral y profesional que debería estar a cargo de ellos mismos.

Impulsores de los ataques a críticos conscientes, llevarán como baldón la etiqueta de bots, de hombres robot incapaces de pensar por sí mismos.

Mientras sucede algo realmente importante, leo con pena los esfuerzos de quienes antes críticos, hoy se afanan en explicar lo inexplicable.

Curiosidad, mucha, para leer la justificación cuando se concrete el Movimiento Pejista, ridícula copia de un fetiche conosureño, el Movimiento de Regeneración Justicialista o Frente Justicialista de Liberación (Frejuli).

Y bueno, si hay que sacrificar la decencia, la sacrificamos. Después de todo nadie come de eso y si se disfruta de buena vida colgando títulos propios a otros.

Oído por cualquier lado: sí, el PRI hubiese robado mucho, pero todos estaríamos vacunados.

Chayoteros del mundo, uníos… no importa si el Chayo viene por cheque bancario o de la mano de Jesús del Gran Poder en el Palacio Virreinal.

Related posts

LA CORTE DE LOS MILAGROS

RELEVANTE MX

La pandemia de la ineptitud tan letal como el Covid

RELEVANTE MX

Resultados del covid-19 en México 

RELEVANTE MX

Leave a Comment