COLUMNAS

Tatiana Clouthier,  la 4T y la recuperación económica

Víctor Barrera 

En estos momentos donde los sectores productivos tratan de sobrevivir, la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier Carrillo, lanza un programa de reactivación económica, que en teoría es correcto, basado en el fortalecimiento del mercado interno, empleo, empresarial y facilitar inversión vía crédito. 

Es, sin duda, un programa que de efectuarse correctamente podría poner a los sectores productivos del país, nuevamente en el camino adecuado y a la economía mexicana en el de la recuperación y crecimiento. 

El problema es que es casi idéntico al que su antecesora, Graciela Márquez y Alfonso Romo habían establecido desde el inicio de la presente administración, el cual no fue tomado en cuenta porque el presidente López Obrador determino que otro sería el camino de la economía mexicana, basada principalmente en el fortalecimiento de Pemex y la producción total de energías por parte del estado, para de ahí partir este crecimiento. 

Entendemos que Clouthier Carrillo quiera establecerlo correcto, pero será necesario que primero deberá convencer a López Obrador que este es el camino a seguir y que fortaleciendo el mercado interno se podrán salvar a las empresas mexicanas de todos los tamaños y mantener una planta laboral en crecimiento, para disminuir los altos índices de desempleo y pobreza existentes en el país. 

También se deberá convencer al secretario de Hacienda, vía López Obrador, que lo que necesitan las empresas mexicanas son además de los créditos fiscales que les permitan, no dejar de pagar los impuestos, sino establecer mecanismos para cumplir con ellos y además mantener flujo en sus empresas. 

Todos sabemos que es muy probable que se tope con pared. Porque también la Secretaria de Hacienda, a cargo de Arturo Herrera, hasta el momento no ha ofrecido un estímulo fiscal, por lo que será un logro convencer a esta administración de hacerlo. 

 En cuanto a los 60 mil créditos de 25 mil pesos que ofrece como apoyo de recuperación de las empresas, estas están directamente establecidas para la pequeñas y microempresas, no para las medianas o grandes empresas, porque estas necesitan de un mayor recurso, debido a que su nómina  es mayor a 20 trabajadores, lo que implica que este programa tiene más tintes electoreros que de salvación económica y fortalecimiento de los sectores productivos. 

Además, la falta de estímulos por parte del gobierno federal como ha sido la desaparición de compras consolidadas de medicamentos, un bajo gasto en infraestructura y la aplicación de adjudicaciones directas, que en su mayoría beneficia a empresas cercanas a la gente de la 4T y se si a esto se suma que el Ejército se ha convertido en el principal constructor del gobierno federal, nos muestran por qué México no ha logrado obtener crecimientos económicos siquiera del 1 por ciento. 

El bache profundo que dejará la pandemia del coronavirus y las malas decisiones tomadas durante el 2020, será cercano a una caída da del 9 por ciento de nuestra economía y para recuperarnos no solo bastará una buena voluntad o un programa teórico bien planeado, sino la aplicación de recursos, estímulos económicos y fiscales importantes y sobre todo la apertura al capital privado en todos los sectores con reglas claras y sin cambiarlas. 

De lo contrario la inversión privada no se animará a establecerse en el país, porque solo se mantendrá una economía mexicana más pequeña, estancada por la falta de un gasto contra cíclico, con cambios de reglas, lo que nos condenará a mantener una crisis más allá de dos años.  

Además este programa de inicio tiene algunos puntos no equitativos, mientras que se anuncian créditos de 25 mil pesos para la mayoría de las empresas, para el sector se plantean  créditos por hasta 250 mil pesos, mientras pasa la pandemia. Lo que los privilegia de otros sectores, por lo que no dudamos que habrá algunos que también pidan la misma cantidad de recursos. 

En conclusión, el problema de Clouthier va a ser la misma 4T, la falta de apoyos a pymes, el cambio de reglas sin consensarlas, la falta de actuación de un gobierno que no ha lanado un programa  contra cíclico para dinamizar la recuperación y evitar quiebras.  

De buenas voluntades está lleno el mundo, de actos reales falta mucho. 

Related posts

El país convulsionado y el Presidente López Obrador de gira artística

RELEVANTE MX

El mal ejemplo cunde ¿ahora también el ayuntamiento?

RELEVANTE MX

Trump-Biden, hasta nunca, Mr. Marshall

RELEVANTE MX

Leave a Comment