COLUMNAS

El engaño se llama Claudia y Biestro, la verdad, el aborto

Diógenes el Cínico

Jesús Ramos

La iglesia y las feministas deberían tener claro que el Congreso Local se quitó de en medio para echarlos a pelear en vez de darle solución a un dilema que los legisladores pueden resolver sin despeinarse.

Ni ética ni bíblicamente es correcto que se engañe a la iglesia, a los conservadores ni a los liberales del aborto con el argumento de que el asunto no fue considerado en la agenda legislativa de este año.

La intromisión de Claudia Rivera en ese terreno es un formidable señuelo para desviar la atención, señuelo que se robustece si la enfrentan mediáticamente a Gabriel Biestro.

Lo grave es que la polarización podría conducir a una tragedia si los grupos con ideas opuestas llegasen a enfrentarse en las calles. ¿Tendrán calculado el Ejecutivo y el Legislativo esa posibilidad?

Pudiera ser. Poner en riesgo la integridad de uno u otro bando es terrible cuando los diputados por ser un Poder independiente del estado tendrían que adoptar el rol ejecutivo, decidirse ya, y asumir su responsabilidad de quedar bien con unos y mal con otros.

Así tendría que ser.

La ley da independencia y libertad a los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, pero en la realidad la política los convierte en niños de pecho del primero de ellos. Y los dos últimos terminan por transformarse en parias sin voluntad ni carácter.

“La línea” le ha hecho daño a Puebla y al país y no se ve para cuándo las cosas cambien. El cuento nos lo sabemos, los legisladores esperan la orden “de arriba” antes de decidir por cuenta propia, si la orden no llega y no reciben indicaciones no aprueban nada. Es lo que pasa.  

En la plataforma de Morena claramente está escrito que aprobarán los matrimonios igualitarios y el aborto, lo primero lo hicieron ya, pero lo segundo tendría que ser empujado por los diputados que conforman el bloque de la 4T si el propósito fuera cumplir.

No ha sido así y no dan visos de ser congruentes en lo inmediato. La iglesia y las organizaciones conservadoras defienden sus ideales y las feministas los suyos, total que si el Congreso fijara una posición determinante los dos grupos en cuestión sabrían el final del asunto.

La verdad que esconde el Congreso tiene fines electorales. Y con franqueza tendrían que decirlo los de Morena y sus aliados a la iglesia y a las feministas. Pero intentar quedar bien con las dos, para no echárselas de enemigas a ellas y a la sociedad católica poblana, antes de las elecciones del 2021, es algo que no podrán.

Las indefiniciones también tienen costos políticos y lo que sí podría pasar es que pretendiendo no quedar mal con la comunidad católica y conservadora, y los colectivos feministas, al final, la 4T termine con los votos en contra de todas ellas.

El que traiciona una vez traiciona siempre…

García Almaguer, el único morenovallista que curiosamente no ha sido perseguido ni fustigado por el látigo de la justicia local tiene, como otros caballos de Troya en otros partidos políticos, la misión de ser legislador por el PAN para después aprobar las iniciativas que le indiquen desde el poder, y si le critican por ello alcanzado el futuro, bueno, ya cuenta con el machote de renuncia de ese instituto. Si te traicionan una vez, es culpa suya. Si te traicionan dos veces, es culpa tuya, anticipó Roosevelt.

 

Related posts

Feminismo, ¡Sí! ..Machismo, ¡No!

RELEVANTE MX

EL SOCAVÓN

RELEVANTE MX

Trump dejó la duda ¿gana a la mala?

RELEVANTE MX

Leave a Comment