COLUMNAS

Enemigo íntimo

Alejandro Lage

 

Mucho podremos decir que la culpa es del compadre o de quien lo hizo compadre. La verdad es que el enemigo íntimo esta presente siempre en cada persona, es ese diablito que nos dice lo que tenemos que hacer en lugar de tomar en cuenta al angelito que nos dice lo que debemos de hacer.

Es un ataque a la conciencia, un autoengaño al conocimiento que tenemos la mayoría de las personas en saber diferenciar entre el bien y el mal y que nos permite tomar criterios sobre nuestra actuación en un sentido ético o no. Sabemos diferenciar entre lo bueno y lo malo, a pesar de que regularmente lo bueno para uno puede ser o no ser bueno para los demás y lo malo para uno, puede ser o no ser malo para los demás. Todo depende del análisis y el contexto de una situación.

Luego entonces, ¿qué es lo que nos pasa?, ¿Por qué tendemos a crear ideas que van en contra de nuestra conciencia?, sabemos distinguir entre estas dos concepciones de lo bueno y lo malo, entre lo justo y lo injusto, entre la verdad y la mentira, pero cuando la realidad nos atormenta queremos evadirla.

Tenemos que asumir la realidad con objetividad y no buscar salidas con falsas esperanzas, pero es una tarea individual que cada persona tiene que hacer observado su entorno, comparando experiencias presentes y pasadas, y creando ideas que le permitan discernir y generar conclusiones  de las distintas situaciones que se le presentan en la realidad y así poder actuar de forma adecuada.

En Baja California Sur como en el resto del país y quizás del mundo, se vive una crisis multifactorial, tenemos colapsada la economía, nuestros valores humanos han sido ignorados y por ende tenemos una crisis de valores y social, la pandemia agudiza la crisis de salud, la cultura política sigue su corso del engaño y la simulación y nuestra identidad se ve amenazada en una era de conocimiento global.

Pero no todo está perdido, en nuestra cultura existen creencias compartidas, ideas, actitudes y conocimientos que son comunes a los ciudadanos que comparten una identidad caracterizada por aspectos que los vinculan a tradiciones, ubicación geográfica, gustos musicales, actividades productivas etc. Tenemos áreas de oportunidad que podrían lograr apalancar el desarrollo tan deseado. Pero nos falta el ingrediente más importante, crear una conciencia colectiva que ayude a crear nuevos proyectos que nos fortalezcan como sociedad y en lo individual.

Tenemos y debemos abandonar este egoísmo absurdo, solidarizándonos, fraternizándonos y creando valores que sean producto del trabajo colaborativo. Tenemos y debemos de limitar los aspectos que fomenten la competencia individual porque pareciera que todo el valor de una sociedad y una persona gira en torno a la competencia y el individualismo. Alimentamos la envidia y el deseo de tener mejores oportunidades de ingresos y poder público para distinguir nuestra valía y estatus frente a las sociedad y nuestros pares.

Todo esto se traduce en valores plásticos que han sido creados por la tesis del individualismo,  fama, dinero y poder. Es por eso que hoy en día desde una postura de gobierno, premiamos al que logra los accesos al poder público por tener estas posibilidades sin hacer mucho esfuerzo, ser famoso grillando, tener dinero robando y tener poder ganando elecciones para representar la autoridad y así permitirnos los excesos. Creamos un estilo de vida basado en la corrupción. Vemos una posición de gobierno como una oportunidad de acceder al presupuesto y el poder, debemos ver esta posición de gobierno como una responsabilidad con la sociedad y el deber.

¿Hacia dónde nos dirigimos?

Estamos obligados a retomar el rumbo, decirle no a la mentira, no a la corrupción, no a robar, no a traicionar… tenemos que asumir la responsabilidad como sociedad, tenemos que tomar el ejemplo de nuestros abuelos, esos hijos de la guerra y la posguerra, donde era premiado el honor, la honorabilidad, la lealtad, la verdad, el amor, la solidaridad…. Ya no hay marcha atrás, estamos obligados a transformarnos porque la carrera de la supervivencia ya comenzó. ¿Quién asume el reto?

 

 

 

 

Related posts

CRISIS DE IDENTIFICACIÓN CIUDADANA

RELEVANTE MX

Crimen organizado: ¿negociación?

RELEVANTE MX

Detención en Estados Unidos de América

RELEVANTE MX

Leave a Comment