COLUMNAS

Banxico no debe ser la tabla de salvación de Pemex

Víctor Barrera

 

En la más reciente entrega que hice, hable sobre el trabajo que ha realizado la Junta de Gobierno del Banco de México, (Banxico), para detener la presión a una inflación superior al 4 por ciento al finalizar el año, lo que sería fatal para la economía familiar de muchas personas en el país.

Recientemente, se ha estado conversando sobre la posibilidad de que el gobierno federal pueda echar mano a las reservas internacionales que mantiene el Banxico, con el objetivo de inyectar estos recursos a Petróleos Mexicanos, (Pemex), y con ello sacar a esta empresa del hoyo económico en l cual se encuentra ante las malas decisiones de su dirección y la falta de venta del petróleo mexicano en el mundo.

Estas reservas que suman un monto de 194 mil 361 millones de dólares, se han convertido en el objetivo de muchos, quienes   han opinado que inyectar estos recursos a Pemex, podrían hacer que se recuperara económicamente la empresa y con ello volver a retomar su posición a nivel internacional, lo cual de entrada es mitad falso.

Sin duda Pemex lograría alcanzar una sanidad económica, pero en el corto plazo volvería a caer, como lo ha mostrado en los dos primeros años de esta administración, que a pesar de que se le ha inyectado cerca de mil millones de pesos, no ha podido enderezar el rumbo y sigue mostrando mes, a mes números rojos.

Entonces no es la falta de recursos económicos la solución, sino que el inyectar recursos debe ser acompañada de una buena administración, lo que hasta ahora no se ha mostrado.

Un segundo elemento es, aun cuando q se intente realizar esta transferencia de recursos del Banxico a Pemex, tendría que haber una reforma constitucional para realizarla ya que el manejo de del Banxico es autónomo, y esta consagrado en la Constitución, y nadie puede meter la mano en su funcionamiento o las funciones que este realice, incluyendo el manejo de las reservas internacionales.

 

En cuanto a la Junta de Gobierno del Banxico, decidiera por si sola transferir estas reservas para sanar las finanzas de Pemex, es casi imposible, porque las reservas internacionales representan un aval a nivel internacional para demostrar la viabilidad del país en cuanto solventar sus compromisos.

Pero las pequeñas posibilidades podrían hacer que una presión al interior de la Junta de Gobierno del Banxico se decidiera por apoyar a Pemex y se votaría a favor, resultaría una calamidad, puesto que las reservas internacionales solo pueden ser aval de bonos de primer orden  con vencimientos menores a seis meses y hasta el momento, tres de las calificadoras internacionales ms importantes a colocado a los papeles, bonos, que emite Pemex, como “chatarra” porque no tienen un sustento económico que ampare el pago de los mismos.

Por lo que se debe confiar en la honorabilidad, honestidad y sensatez de los integrantes de la Junta de Gobierno del Banxico para no permitir realizarse esta última acción.

La otra alternativa, también negativa, es que proponga una modificación constitucional a la autonomía del Banxico, lo que de aceptarse seria una decisión casi suicida a esta administración federal, si es que quiere seguir en el poder y colocar en el próximo sexenio a una persona que le de continuidad al proyecto de la llamada 4T.

En conclusión, no creo que Banxico ceda a presiones o que el gobierno federal y sus legisladores se les ocurra otra puntada negativa.

Lo que es un hecho es la necesidad de que existan cambios al interior de Pemex, para dar un golpe de timón al rumbo que ha tomado en favor de la empresa y de la economía del estado mexicano.

 

 

 

Related posts

DE MEMORIA

RELEVANTE MX

CIRCUITO CERRADO

RELEVANTE MX

La noche del diablo

RELEVANTE MX

Leave a Comment