MÉXICO

El final de los fideicomisos y el manejo discrecional de los recursos que estos obtenían

Víctor Barrera  

Es un hecho que este  martes se aprobara la extinción de los 109 fideicomisos existentes en México y que de alguna manera  fueron en parte, el soporte de muchos sectores que ahora tendrán que buscar recursos para poder sobrevivir. 

Y la decisión que se tomara por parte de los diputados federales de Morena y sus partidos aliados, no partirá de un análisis o una consulta realizada entre quienes pertenecen a cada uno de los sectores que se veían beneficiados por los  fideicomisos para explicar el uso de los recursos y en que se beneficiaba el país por ello, sino  responderá a una orden del Ejecutivo que así lo ha decidido. 

Si los 109 fideicomisos públicos tenían problemas, así se ha argumentado recientemente desde el poder ejecutivo y retomado por los diputados federales de Morena y sus aliados, principalmente por su coordinador Mario Delgado, y  se sospechaba de corrupción, de la ausencia en reglas de operación, lo sencillo era realizar modificaciones que  fortalecieran los mecanismos de rendición de cuentas, pero no desaparecerlos porque de ellos dependen una gran cantidad  de familias. 

Para  la actual administración basta con decir que una institución tiene corrupción para desaparecerla, como lo sucedido con el Seguro Popular que fue sustituido por  el Instituto de Salud para el Bienestar, que hasta el momento, ya ha pasado más de un año y medio de este hecho, aun no tiene reglas de operación y ha sido  un desastre en  el desabasto de medicamentos para la población, no así para la venta de los cachitos de la rifa del avión presidencial. 

También se sustituyó el SAE por el Instituto  para Devolver al Pueblo lo Robado, y resulto  que los vicios de corrupción persistieron en las subastas realizadas por este último y ha mostrado números rojos en su administración. 

Ahora el gobierno de López Obrador ha tomado la decisión de desaparecer todos los fideicomisos públicos, los cuales insistimos fueron creados con un objetivo, otorgar recursos a sectores productivos del país, dirigiendo recursos hacia un fin, independientemente del gobierno en turno. 

Ejemplos son muchos, como el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) que permitía destinar recursos para subsanar algunos de los daños ocasionados por  un desastre natural, se solicitaban de manera clara y bajo reglas de operación. No importaba que un gobernador se llevara bien o mal con el Presidente. 

Otro fideicomiso, que se originó para el desarrollo agropecuario, fue Financiera Rural, que permitía obtener recursos para completar alguna tarea  destinada a la producción y venta de alimentos.  Algunos otros fideicomisos se destinaron al apoyo de la de ciencia e investigación, que apoyaban a   instituciones de excelencia académica, como el CIDE o el Instituto Mora. 

En cultura existen el Fonca, que permitió el desarrollo de hombre y mujeres que con orgullo representa a nuestro país en las bellas artes, música, danza, pintura, escritura, etcétera. El Fidecine, ha servido para  solventar la producción de largometrajes,  que han permitido que muchas familias disfruten de las producciones creadas en el país y que nuestro cine siga elaborándose. En el deporte existen un fondo para apoyar el desarrollo de atletas de alto rendimiento, entre otros tantos más que desaparecerán y que dejaran sin recursos a los actores principales de estos sectores, y por supuesto a sus familias que también dependerían de una manera indirecta de estos recursos. 

Ahora, la gente que se dedicaba a estos sectores, tendrán que destinar una buena parte de su tiempo para ir a conseguir los recursos necesarios alargando el tiempo para el desarrollo de sus actividades y su consolidación  

Las cifras que se hablan sobre las cantidad de los recursos que tiene estos recursos  son variables, pero la más constante es de  68 mil 478 millones de pesos que pasaran a ser administrados por la Secretaria de Hacienda, pero  su manejo será discrecional  de acuerdo a la decisión que el Ejecutivo tome para otorgar apoyo a algún sector o  para su utilización en otros rubros. 

Arturo Herrera, titular de la Secretaria de Hacienda,  al comparecer en la Cámara de Diputados, manifestó que los  beneficiados por esos fideicomisos, “no recibirán ni un peso menos”, pero quizá el tiempo para recibir los mismos tardara y los trámites burocráticos serán más extensos, lo que provocará la aparición de algunos “intermediarios” para agilizar la obtención de los recursos. 

Lo que si entendemos es que a esta administración federal le hacen falta recursos, porque hasta ahora ha demostrado que no ha sabido administrar bien los recursos presupuestales de este año y que fueron por un poco más de 6 billones de pesos, cifra superior a lo que otras administraciones  obtenían y les alcanzaba para  obtener crecimientos económicos en promedio del 2 por ciento y  sostener los fideicomisos que  apoyaban a cientos de miles de mexicanos, entonces lo lógico era analizar  cada uno de los fideicomiso y en los casos donde existiera un mal manejo corregir esto, pero no desparecerlos, porque entonces  saldrá más caro el remedio que la enfermedad. 

Related posts

Presupuesto de Egresos discusión inacabada en México

RELEVANTE MX

Algunos datos duros de como heredó el presidente Andrés Manuel López Obrador la administración pública federal

RELEVANTE MX

AMLO…

RELEVANTE MX

Leave a Comment