Relevante MX
COLUMNAS

Erradiquemos el populismo que hace mucho daño a México

Víctor Barrera

El populismo hace más daño a una población entera que los beneficios que puede entregar y esto lamentablemente aun no lo entiende la presente administración que pretende mantener y elevar los recursos que se destinan a los programas sociales, que son más electoreros a fortalecer el desarrollo del México.

Un país con el tamaño de recaudación como el nuestro, difícilmente podrá alcanzar un desarrollo y crecimiento adecuado para otorgar el bienestar social que tanto ha declarado López Obrador.

El populismo no es exclusivo de esta administración, pero si el más acentuado.

Desde que en la administración de Felipe Calderón se otorgó a los estados la decisión de eliminar el cobro de la tenencia vehicular, el cual era progresivo y en muchas ocasiones se utilizó para proveer de servicios públicos en los estados, se perdió un ingreso importante para las arcas estatales y federal.

En la administración de Peña Nieto, la falta de estos ingresos provocó que se incrementaran los niveles de endeudamiento, provocando recortes en áreas sensibles para la sociedad para destinar estos recursos al pago solo de los intereses que se generan por la deuda.

En esta administración, se redujo el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en los estados de la frontera norte acrecentando aún más el hoyo financiero de las arcas públicas.

Los beneficios que se han conseguido con estos actos meramente populistas, son mínimos, quienes han dejado de pagar la tenencia, sufren el mal estado de las carreteras estatales y municipales que se convierten en elementos nocivos para su vehículos y terminan pagando más por reparaciones que la propia tenencia.

La reducción del IVA en los estados fronterizos hace aún más grande el boquete en los ingresos federales y estatales, dejando a los municipios casi sin recursos para atender las necesidades de servicios básicos y seguridad a sus pobladores.

Ahora con la aplicación de los programas sociales, donde suman más de 30 millones de personas que los reciben, impiden que estos recursos se apliquen a proyectos productivos como es infraestructura y modernidad de la estructura empresarial.

El número de mexicanos que pagan impuestos no rebasan el 15 por ciento de la población en general que sumamos más de 130 millones, lo que implica que unos cuantos soportan los gastos para que el resto de la población reciba, en muchos casos, atención insuficiente en servicios públicos en salud y educación.

Esto nos muestra que todas las decisiones tomadas en razón de un populismo y con fines electorales, en el corto plazo cobran factura y su impacto se incrementa aún más en tiempos de crisis como la vivimos actualmente.

Se iniciará en el poder legislativo a discutir el presupuesto del 2021, bajo múltiples recortes, como ya lo anticipo el titular del Secretaria de Hacienda, lo que nos muestra que los diputados federales deberán decidir si se continúan aplicando medidas populistas por pate de la administración en los tres órdenes de gobierno o se aplican de manera correcta medidas fiscales para el beneficio de todos.

Sin embargo dudamos demasiado que esto ocurra, y más aún cuando el 2021 es un año eminentemente electoral, donde los diputados estarán más preocupados por llevar buenas cuentas a sus partidos para ganar votos y no buenos resultados a la población.

El populismo nunca ha sido un elemento de desarrollo y mucho menos cuando este se aplica con medidas de fines políticos, por ello la importancia que los diputados federales definan su trabajo a favor de México y no de sus ideologías políticas.

Esperamos a los verdaderos representantes populares que decidan a favor de México y emitan opiniones contundentes incluso cuando estas no se alineen a las propuestas del gobernante en turno o de lo contrario esta crisis que vivimos puede acentuarse aún más el próximo año.

Reitero, las malas decisiones de las últimas administraciones y la actual nos están cobrando factura. México tiene poco espacio fiscal para endeudarse y pocos ingresos para realizar obras que poco ayudan al fortalecimiento de la economía mexicana. No puede México darse el lujo de seguir abriendo aún más el boquete fiscal, porque los resultados positivos serán breves y los negativos pasaran años para cumplir siquiera con el pago de una parte de ellos.

Los legisladores y políticos siempre estarán tentados a tomar decisiones populistas en materia fiscal, por ello todos deberemos estar atentos a evitar que el populismo siga siendo la salida fácil de las autoridades.

México requiere de verdaderos representantes populares que actúan a favor de todos y no de su partido político, o de lo contrario será la misma población quien les cobre factura el próximo año en los comicios que se presentaran.

Related posts

Habla Iñaki Blanco sobre Ayotzinapa

RELEVANTE MX

La política social solo como garantía de clientela política 

RELEVANTE MX

EE. UU. kickoff: patada de salida a elección presidencial

RELEVANTE MX

Leave a Comment