Relevante MX
COLUMNAS

Popularidad no es sinónimo de aceptación total

Víctor Barrera

El nivel de popularidad que festeja el titular del poder Ejecutivo deberá entenderse como una nueva oportunidad para demostrar que se puede realizar el cambio prometido y no como una aceptación total de la forma en la cual se han llevado las riendas del país.

Esta administración está cada vez más preocupada por mantener niveles altos de aceptación y ha dejado de lado la solución a los problemas existentes en el país. Quizá porque esta próximo los comicios donde se pone en juego la continuación de la misma o de plano el anuncio de que ya no se le otorga mayor confianza.

Después de escuchar el Segundo Informe de Actividades de la presidencia de la República, deberemos exigir que las propuestas que planteo y promesas, a lo largo de más de 18 años, con el objetivo de mejorar no solo la economía en crecimiento sino una mejor calidad de vida de todos, se cumplan o de lo contrario no habrá más confianza para el presidente y su equipo de colaboradores y mucho menos votos para su partido político y aliados.

El gobierno Federal no debe quedarse en mantener una campaña política, sino ponerse a trabajar para que México salga por lo menos golpeado de una catástrofe mayor.

Ya no es tiempo de buscar culpables y echarle la culpa, porque ya paso el primer tercio de la administración actual y es tiempo de asumir sus responsabilidades.

Empezamos señalando que el Ejecutivo mantiene un nivel aceptable de popularidad, entonces que no lo desperdicie y que dé los resultados a la gente que aún confía en esta administración y aún más para aquellos que ha llamado sus enemigos.

Sería totalmente banal discutir si son ciertos estos niveles de popularidad o no, lo que es importante es que el ejecutivo establezca de manera clara los objetivos a conseguir en los últimos cuatro años de su administración, que establezca políticas públicas a favor de un desarrollo y crecimiento económico, que conlleve una mejora en la calidad de vida de todos los mexicanos.

López Obrador debe entender la realidad de todos los mexicanos y no la que le pintan e informan sus colaboradores, para entonces, a través de esas políticas públicas, aliviar en lo más posible las necesidades de la gente, de lo contrario pasará este sexenio como el de “las mañaneras” donde el Ejecutivo solo dedicó una gran parte de su tiempo a contar historias, a estigmatizar a sus adversarios, pero no a solventar los problemas del día con día enfrenta el país y sus pobladores.

La confianza que aún mantiene el Ejecutivo no deberá terminar en desencanto, sino al contrario. Esta confianza partió de la promesa de un cambio, en un país sin corrupción, con un crecimiento económico del 6 por ciento, sin inseguridad, sin violencia y eso espera la población.

Aún le quedan cuatro años al frente a esta administración federal, le pedimos se concentre más en su trabajo y deje de lado las estadísticas de popularidad, porque si hace bien su trabajo, esto viene solo, su partido recibirá los votos de confianza y su proyecto podrá tener continuidad, pero insisto, primero deberemos saber que es el proyecto 4T y cuáles son sus objetivos, porque hasta ahora nadie los conoce ni entiende, como lo señaló Víctor Manuel Toledo.

Related posts

Permanentes mentiras del Inquilino del Palacio

RELEVANTE MX

La vida en una computadora

RELEVANTE MX

¿ESTÁN INFORMADOS?

RELEVANTE MX

Leave a Comment