Relevante MX
COLUMNAS

En 2021 un gobierno pobre para un México igual

Víctor Barrera

Es casi un hecho que para el 2021, la economía mexicana no tendrá un empuje para alcanzar un crecimiento superior al 2 por ciento, porque el gobierno federal no tendrá los recursos suficientes para reactivarla y, de no cambiar su política económica y social, el poco dinero que tenga en sus arcas estarán destinados al apoyo social.

Así lo dejo entrever el titular de la Secretaria de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, en la reunión que sostuvo con los legisladores de Morena.

Esto respalda lo dicho el sábado pasado, lo peor no ha pasado y aun nos faltan meses difíciles por superar, claro está que no todos los mexicanos, los empresarios, los “fifís”, que tienen algunos recursos en sus empresas y negocios podrán superar la crisis económica bajo sus estrategias de que si no obtiene ingresos suficientes la mejor salida es despedir o reducir el monto en salarios.

La clase media, que cada vez hay menos en México, será la más castigada hasta el punto casi de su extinción, mientras que los pobres, aquellos por los que prometió trabajar la nueva administración, crecerá en número y su salida para solventar sus ingresos serán, salir a la calle a colocar un puesto provisional en la informalidad o salir a delinquir para llevar ingresos a sus hogares.

De acuerdo a Arturo Herrera Gutiérrez, las crisis que enfrentamos, la sanitaria y económica, no podrán solventarse porque hasta el momento se ha ocupado los “guardaditos” en programas como el plan estabilizador y algunos fideicomisos para “intentar” enfrentar la crisis sanitaria.

Al cierre de 2019, el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios tenía 158 mil 543 millones de pesos, mientras que el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas tenía un saldo de 60 mil 460 millones.

Si sumamos otros fondos más pequeños, había un monto de 221 mil millones de pesos para amortiguar el impacto de la crisis en las finanzas del gobierno federal y de los estado, además hay que sumar cerca de 60 mil millones de pesos que el SAT cobró a las grandes empresas por adeudaos que mantenían con el fisco.

Los recursos, alrededor de 500 mil millones de pesos, ya fueron utilizados, sin que tengamos conocimiento de donde se colocaron estos recursos, para confrontar lo que aún no podemos superar, un numero alto de enfermos de covid-19. Del mismo modo el número de contagios y el de fallecimientos por esta pandemia.

Los recursos no fueron sido utilizados para apoyar al sector empresarial y con ello proteger los empleos, principal ingreso económico de muchas familias, por lo que el resultado ha sido un incremento considerado de pobres}z en el país, de acuerdo a las cifras entregadas al salir la administración de Peña nieto, el número de pobres se ubicaba entre los 40 millones de ellos, hoy este número se incrementó en por lo menos 12 millones más, lo que nos permite concluir que en algo ha cumplido esta administración, “primero los pobres” porque ha creado muchos más.

Entonces se utilizaron los fondos, los ‘guardaditos’ de los que se disponían, para menguar el impacto de las crisis, sanitaria y económica, para el próximo año se utilizara gran parte del presupuesto para seguir enfrentándolas.

Pero este presupuesto no tendrá una mayor recaudación porque los empresarios no podrán reportar más ventas, lo que significa que el gobierno federal tendrá que echar mano de los ingresos, es decir, subir impuestos o crear otros para alcanzar los niveles de 5 billones y medio de pesos, cálculo del presupuesto anual que cada año requiere el país para caminar económicamente.

Entonces el panorama seguirá siendo gris para los mexicanos como consecuencia de una mala estrategia implementada, donde se privilegió el apoyo electoral, que dura uno o dos meses a fortalecer las plantas productivas del país, en favor de mantener los empleos.

Existen algunos otros ingresos que podría tener México para, medianamente solventar los retos del 2021, que se basan principalmente en los remanentes del Banco de México que son los pesos que se obtengan por un fortalecimiento del peso en los mercados de cambio, pero estos serán muy limitados.

Otra salida, pero en sentido contrario, es decir los ingresos serán a las familias y no al gobierno, son las remesas, que los mexicanos envían a sus familias para solventar la crisis.

Los mexicanos que han salido del país por falta de oportunidades y que muy probablemente sumaran muchos más, principalmente de las poblaciones y comunidades donde la pobreza es extrema y que ningún gobierno, ni siquiera este ha hecho algo para sacarlos de estos niveles.

Así las cosas México enfrentarán otro presupuesto acotado por la austeridad, con recortes en sectores esenciales para el país, como salud, educación, el campo, ciencia y tecnología, como lo fue el de este 2020 y el del 2019.

Por lo tanto, para recuperar en su totalidad la caída económica que observaremos este año, nos llevará a gran parte de la economía, mantener niveles limitados en por lo menos otros 4 o 5 años, que significa que el sexenio del cambio no podrá realizarse y tendremos que esperar unos años más para ver si el verdadero cambio llega.

Related posts

Un optimismo económico de la administración federal sustentado en fundamentos débiles 

RELEVANTE MX

SEIS AÑOS Y LA INJUSTICA CONTINÚA

RELEVANTE MX

Acordeón para diputados, que les evitará pasar como paleros

RELEVANTE MX

Leave a Comment