Relevante MX
COLUMNAS

¿Lo peor ya pasó?

Víctor Barrera

Quien asegure que lo peor ya paso, no está en lo correcto, porque estamos empezando a medir lo negativo que dejo la pandemia del covid-19 y las malas decisiones que hasta el momento se han tomado en la presente administración.

Como ayer señalaba, las cifra, frías, pueden ser interpretadas de dos maneras, la real o la optimista, y por supuesto que esta administración tratará de resaltar las optimistas para tratar de evitar tener responsabilidad con una realidad que viven millones de mexicanos.

Las declaraciones políticas que emanen de los integrantes del gabinete y el titular del Ejecutivo, distaran en la realidad de los mexicanos.

Cuando los políticos precisan que ya pasó lo peor de la crisis, aluden a una cuestión esencialmente numérica; específicamente se refieren al hecho de que durante el segundo trimestre de este 2020, la economía se contrajo en 18.7 por ciento con respecto al primer trimestre del año, siendo la mayor caída del PIB en la reciente historia del país, pero todo señala que a partir del tercer trimestres esta caída se revertirá.

Esta expectativa se fundamenta en que empieza a realizarse actividades económicas en el país y esto, lógicamente, derivará en un incremento en la economía, pero que no podrá solventar la caída de la primera mitad del año.

Los resultados serán de incremento y esto es simplemente que nuestra economía pasó de un cierre parcial a una reapertura también parcial.

En la expectativa de los analistas económicos, esta esta reapertura no es completa y se está operando a un nivel por debajo de su capacidad, lo que representa un problema, ya que los costos fijos que enfrentan las empresas no van a disminuir y la demanda por sus servicios sí estará limitada, de manera que, con una capacidad menor, se buscará reducir costos variables, principalmente los laborales, lo que indica más desempleo o, en caso de negociación, una disminución de salario.

Debemos resaltar que un gran número de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) no podrán contraponerse a esta situación y eventualmente quebrarán, lo que podría darse rápidamente en los primeros meses o incluso a semanas de la reapertura de cada sector.

Entonces el incremento de la tasa de desempleo, tanto formal como informal continuará si no se aplican medidas fiscales y económicas a mediano plazo para mantener estas fuentes de empleo, o de lo contrario con medidas paliativas, como hasta ahora se han aplicado, el futuro de estos sectores será siempre el cierre de los mismo.

Con el quiebre de muchas Mipymes en el tercer trimestre, y con el incremento en la tasa de desempleo, la desaceleración significativa de la economía a el último trimestre del año es inminente.

Por ello seguiremos insistiendo en que se apliquen estrategias contracíclicas que eviten que este año, y por lo menos los otros cuatro de esta administración, concluyan en un sexenio perdido.

Hasta ahora solo hemos visto que el Banco de México a utilizados sus herramientas de política económica al bajar las tasas de interés para incentivar la demanda por crédito; pero si hay una caída en el ingreso de las personas, estas no podrán comprar productos y las empresas no podrán vender los suficiente para mantener el circulo virtuoso de la economía.

Lo que terminara en una caída en el pago de impuestos y la necesidad de aplicar nuevamente subsidios para que las empresas puedan enfrentar sus costos.

Por lo que hasta ahora ha realizado Banco de México En México resulta insuficiente para generar un resultado efectivo, sobre todo si la política fiscal va en dirección opuesta. De hecho, se puede considerar que el Gobierno está aplicando una política fiscal restrictiva, es decir, se está aplicando el método opuesto a la solución, porque se cree que mantener la deuda estable, sin acudir a un préstamo en los organismos financieros internacionales, es más importante que apoyar los ingresos de las personas.

Con esta política de ahorro y austeridad, no podemos esperar que la economía se recupere sola. Entonces deberemos esperar ante la aplicación de recursos del gobierno federal, nuestra economía tenga una recuperación lenta y esta, subrayamos, rebase los cuatro años restantes de la administración actual y sea en el próximo sexenio cuando volvamos a tener niveles de nuestra economía como las que alcanzamos en 2018.

Entonces volvemos a insistir, quien señale que lo peor ya paso está equivocado, Se necesita la voluntad del ejecutivo y todos los sectores para solventar o hacer menos difícil este tramo de recuperación económica.

Related posts

SE COMENTA SOLO CON… IMPOSIBLE NO SABERLO

RELEVANTE MX

¡No más asesinatos de periodistas en su sexenio, presidente!

RELEVANTE MX

¿Cómo va la 4T en cuanto limpiar de corrupción a la  administración federal? 

RELEVANTE MX

Leave a Comment