Relevante MX
MÉXICO

La crisis actual se puede solventar con la participación y voluntad de todos

Por Víctor Barrera

Cuando se observan las cifras frías, entonces es el momento de reconocer que la realidad de nuestra economía si esta en números preocupantes y que se hace necesario que la administración federal se ponga a actuar para reducir esta crisis que aún es posible, para que los mexicanos tengan una mejor calidad de vida y entonces ser feliz, feliz, feliz, como lo ha señalado Andrés Manuel López Obrador.

La confirmación realizada el día de ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), sobre la caída del Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre del año en niveles de 18.7 por ciento a tasa anual, debe de ser un punto de análisis de la administración federal Este resultado incluye los meses más intensos en cuanto a la pandemia del covid-19, abril-junio, donde la paralización de las actividades económicas fue por encima del 70 por ciento.

Esto ha traído consecuencias en otros rubros como son la situación financiera no solo de las empresas, sino también de las familias mexicanas, que lamentablemente se vio reflejada en un incremento del desempleo, muchos de los trabajadores fueron despedidos de sus trabajos por la falta de ingresos, ventas, de las mismas empresas, y por su puesto la falta de financiamiento de la empresas para enfrentar la inactividad.

Sin embargo, estas cifras podrían revertirse de manera más rápida si se instrumenta el mecanismo adecuado para que las empresas establecidas en nuestro país, puedan recuperar su productividad y por consecuencia se empiecen a abrir los espacios laborales, pero para ello, es necesario que el gobierno federal abra la llave del financiamiento, para que las empresas puedan disponer de liquidez que implique recursos para la compra de insumos en su producción y de fuerza laboral para realizar la producción.

Este financiamiento de parte de las autoridades federales deberá realizarse a través de un estrategia fiscal que permita a los empresarios, sobre todo medianos pequeños y micro a tener un mecanismo de pago de impuestos menos hostil y que estos impuestos puedan ser diferidos a lo largo de por lo menos 6 meses, pagando cantidades pequeñas perno no dejándolo de hacer.

Todo esto significa un pacto federal o un acuerdo, o como quiera que se le nombre, entre el gobierno la iniciativa privada y el sector laboral, para convenir con la intención de no perjudicar ninguno de los intereses de los sectores participantes.

Veamos, es cierto que los números son totalmente fuetes, la caída del 18.7 por ciento en la economía debe sorprender y preocupar a todos, pero existen otros rubros que nos pueden dar una tranquilidad para pensar la estrategia adecuada para revertir la caída y en el corto plazo empezar el repunte económico y la recuperación de nuestra economía.

México cuenta con un instrumento poderoso que es el T-MEC, que permitirá a las empresas mexicanas mantener sus niveles de exportación, pero debe realizarse con la reactivación de las cadenas productivas, de tal manera que la mayoría de las empresas, desde la micro hasta las grandes empresas, participen en esta exportación y que la derrama de capital caiga en todas ellas.

Pero también el gobierno federal debe cambiar un poco su política económica y permitir que las inversiones privadas se establezca con la certidumbre de que sus capitales les redituaran ganancias.

Esto implica que no se cambien las reglas de operación y de los contratos con las empresas que quieren invertir en México.

Obteniendo recursos, las empresas a través de su venta de sus productos, acompañados con políticas fiscales del gobierno, se reactivara el sector privado lo que implicará la reactivación laboral y por supuesto con mejores salarios para este último.

Esto en el corto plazo se convertirá en una fuente de ingresos para el gobierno federal, a través de la recaudación de impuestos, y nuestra economía empezara a mostrar signos de recuperación, para que por lo menos en estos cuatro o cinco años siguientes borremos estas cifras negativas.

Si vemos el panorama completo del país, observaremos que no estamos tan mal, pero tampoco estamos en la abundancia, por lo que solo se necesita de la voluntad política del gobierno federal y una participación activa del sector empresarial y laboral para realizar la hazaña de recuperación económica, para el bien de todos los mexicanos.

Related posts

REACTIVAREMOS LAS ESTANCIAS INFANTILES E INCREMENTAREMOS LA OFERTA DE ATENCIÓN DE CUIDADO INFANTIL: UNACDMX

RELEVANTE MX

Rectoría del Estado: ¿populista, neoliberal, productiva o social?

RELEVANTE MX

El final de los fideicomisos y el manejo discrecional de los recursos que estos obtenían

RELEVANTE MX

Leave a Comment