Relevante MX
COLUMNAS

Todos toman, todos ganan

Gansadas

Carlos Ferreyra Carrasco

Lo que sucede actualmente en el país, es inclasificable en términos teatrales. Es una comedieta, un astrakán, una historia de enredos, cómica, trágica, festiva, quizá una comedia griega con su coro y sus altas y bajas en la intensidad del argumento.

Parece que sintetizando, todos participamos con gran alegría en este desorden propiciado, fomentado y cultivado desde las alturas del gobierno nacional.

En la escuela primaria a la que asistí hace muchas lunas e incontables soles, recalcaban el carácter cuidadoso, respetuoso entre los habitantes del que aún no era México país.

Ejemplo simple, nadie tenía derecho a emborracharse sino al pisar el umbral de la vejez. Y los ebrios no eran sujetos de burla o desprecio, había una enorme consideración hacia los ancianos.

Los estratos sociales estaban claramente definidos y el que nacía guerrero ése sería su destino. Igual si era macehual, sacerdote, comerciante…

Los barrios también estaban claramente definidos, pero llegaron los gachupa y todo se descompuso. Lo peor, se instituyó la mordida y la corrupción cuando los habitantes del territorio conquistado querían tener el certificado de hispanos nativos. Compraron títulos de papel, pero buenos para la sociedad.

Allí se inyectó a los mexicanos el ADN del trinquete, el arreglo por debajo de la mesa y el lubricante para los trámites oficiales.

En mi poco menos, no mucho, vida centenaria, he sido testigo de esa cultura de vida. Los empresarios felices por la posibilidad de aceitar toda suerte de asuntos que afecten sus negocios, mientras los de a pie nos consolamos con la modesta mordida para el policía que nos agarró a media noche orinando en un rincón oscuro de la calle.

Estamos en el top ten de la corrupción y somos célebres en el mundo entero, sin exageración, por nuestro apego a la práctica del hermoso deporte de la mordida.

El presidente López Portillo en célebre discurso, advirtió que México estaba en el riesgo de convertirse en un país de cínicos. No hubo que esperar mucho para comprobarlo, lo que antes se hacía con disimulo, hoy se graba y se concursa por el mejor video de ladronería oficial.

Más tarde —en algo debía atinar— el presidentePeña Nieto, en otro discurso, afirmó que la corrupción de los mexicanos era parte de su idiosincrasia, la traemos en la sangre y de hecho es nuestro pescado original.

Parece que así es. Lo demuestra el concurso de videos y manejo de fondos públicos que sin pudor, mostramos para mancharle la buena fama al opositor. O el contrario.

Lorenzo Córdova, capitoste del Instituto Nacional Electoral, con tono moralino anuncia que no habrá impunidad de quienes trasgredan las leyes electorales. En lo oscurito, celebran con risas sibilinas Pío y su carnal, mientras rectifican la ubicación de León, el corruptor o el corrompido, según la silla que el lector ocupe.

A la vez se conoce nueva grabación, Julio Scherer pidiendo millones de pesos a un industrial del acero, para la campaña del Peje. Sugerencia vacua: que Julito se cambie oficialmente el nombre, al que arrastra por segunda ocasión en hechos ilegales.

El presidente López Obrador insiste en cargar todos los vicios monetarios a quienes señala Lozoya al que, de paso, perdona.

Pero los videos se le amontonan al mandatario, lo que en términos criminales se llama un patrón de conducta o su modus operandi. No se mancha las manos, pero distribuye estratégicamente a sus paniaguados para recolectar dinero, poco o mucho, lo importante es que en los recientes 18 años, sabemos hoy, ha vivido de las que llama aportaciones del pueblo. Exacciones, para precisar.

La docena de videos en torno a los recursos pejiasnos no parecen suficientes para levantarle una denuncia formal, válida. Basta su sola palabra para transformar un delito en simple solidaridad popular.

No hay recibos de las que llama aportaciones, tampoco documentos de lo recibido y lo gastado. Las autoridades hacendarias nunca se ocuparon del tema, tampoco las electorales y de hecho se hicieron cómplices de un crimen sin castigo… México, creo en ti.

Related posts

Tropiezos diplomáticos de la 4T

RELEVANTE MX

Las pugnas entre Salinas-Slim por Telmex: Pérez Simón

RELEVANTE MX

¿Mejorará el Segundo Tercio?, Conciliar y Unir, es Imprescindible

RELEVANTE MX

Leave a Comment