Relevante MX
COLUMNAS

Gobierno Federal obligado a dar golpe de timón a rumbo del país para el 2021

Víctor Barrera

Cuando López Obrador habla de medir la felicidad y no el Producto Interno Bruto (PIB), de nuestro país para señalar si se hace bien el trabajo o no de una administración federal, es solo una idea que tiene como base precisamente el crecimiento o no de la economía de cada nación.

Es por ello que se hace necesario que en toda nación la captación de inversión sea prioritario con el objetivo de que se aumente también la creación de fábricas, maquinaria y equipo, vivienda, e infraestructura que permitirá un bienestar para la población.

Entonces. también es preocupante la caída de inversión a nivel mundial y que esto se ha convertido en un componente de la demanda agregada porque determina también la capacidad productiva de largo plazo y, por tanto, la tasa de crecimiento potencial de la economía que, reitero, es uno de los principales factores que incide en los estándares de vida de la población.

Es cierto que la productividad en México lleva al menos dos décadas estancada siendo el aumento en capital la fuente del crecimiento per cápita que se ha tenido en los últimos veinte años. Por ello, la menor inversión es una señal de alarma.

De tal manera que si México no se presenta como un país con los elementos suficientes para atraer inversiones, certeza jurídica y social que son evitar cambiar de la noche a la mañana las reglas en las cuales operará el capital privado en México y que la inseguridad social sea nula o por lo menos casi nula, no accederemos a estas inversiones t nuestros crecimientos seguirán creciendo en tasas menores al 2 por ciento, como lo fue el resultado del primer año de la presente administración que no se alcanzó ni el uno por ciento.

Así no se podrá erradicar la pobreza, aunque el crecimiento económico no es condición suficiente para erradicarla, pero si necesaria, ya que existiendo un mayor número de empresas establecidas en nuestro país, las mejoras en la productividad laboral se incrementan y como consecuencia los salarios también.

Otro punto fundamental para atraer inversiones es que la inversión pública, la que realiza el estado .nación, debe ser importante para motivar a los capitales privados a aplicar recursos, sin embargo este rubro a venido disminuyendo también

En 2019 la caída de la inversión pública ha caído, este último año bajo el proyecto de ahorro y austeridad de la presente administración, colocando a esta en solo un 2 por ciento del total del PIB nacional y si reitero, la inversión es un elemento fundamental para el crecimiento económico, pues los resultados son fáciles de entender.

Esto ha hecho que la inversión privada también haya bajado debido también al entorno de incertidumbre.

Primero fue por causas externas, ante el triunfo de Donald Trump se originó durante sus primeros tres años de administración la posibilidad de una disrupción en la relación comercial entre México y Estados Unidos, lo cual ya ha sido zanjado con la firma de T-Mec, pero no impidió que los inversionistas observaran a México con reservas y solo destinaran una mínima parte de sus inversiones.

Después cayó, en 2018, ante la incertidumbre en torno a las políticas económicas de la nueva administración y ahora se desplomó con la crisis del Covid-19. En tanto ha caído debido a que el gobierno ha perdido espacio fiscal sobre todo por el irresponsable aumento de la deuda pública que se observó en la administración anterior, ahora bajo el supuesto del ahorro y austeridad.

Lamentablemente todo esto ha dejado consecuencias aún más difíciles para el sector público, la crisis derivada de la pandemia redujo todavía más ese espacio fiscal pues hay y habrá una fuerte disminución en la recaudación fiscal y un aumento en el servicio de deuda debido a la depreciación cambiaria.

Esto provocará que la inversión pública tenga poco margen de maniobra para construir escuelas, hospitales y carreteras que se requieren, lo que entre otros factores negativos resultará en una peor distribución del ingreso.

Es por ello de suma importancia que se apliquen políticas fiscales para aumentar la inversión en el país pues de lo contrario el ingreso per cápita permanecerá estancado por muchos años.

Además se deberá fortalecer el sistema de impartición de justicia, dar certidumbre de que las reglas no cambiarán y se debe crear un clima más amigable para la inversión privada, en particular en el sector energético.

Se espera pues que en el proyecto de Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos para el 2021 se incluyan estas medidas a fin de que México siga captando capitales privados, de lo contrario si seguimos con un programa austero y de sentido centralista, donde la figura principal sea el estado-nación el país seguirá condenado a tener tasas de crecimiento económico bajas y, por tanto, a no poder mejorar la calidad de vida de la población y mantener la infelicidad de millones de personas que caerán en la pobreza en algunos de sus niveles existentes en México.

Related posts

TELMEX – IFT, MANZANA ENVENENADA

RELEVANTE MX

Biden: de las cañoneras a la diplomacia de los negocios

RELEVANTE MX

MARÍN Y ANCIRA SE SUMAN A OTROS 

RELEVANTE MX

Leave a Comment