Relevante MX
COLUMNAS

PARECE QUE FUE AYER

Contracolumna

*Indicador Político, 30 años

José Martínez M.

 

Parece que fue ayer, pero hace 30 años nació la columna Indicador Político de Carlos Ramírez. Se publicó por primera vez el 17 de julio de 1990 en el contexto del arribo de los tecnócratas al poder quienes desembarcaron con un proyecto neoliberal.

Indicador Político dio a luz en el periódico El Financiero y pronto se colocó como la columna más leída de todo el país. Su lectura era una consulta obligada.

El presidente Salinas, lo mismo que su sucesor Zedillo fueron puestos bajo el ojo crítico de Indicador Político. Nadie como Carlos Ramírez confrontó el proyecto neoliberal de los tecnócratas.

Ramírez siguió la tesitura de Manuel Buendía con su influyente y muy leída Red Privada.

Indicador Político surgió seis años después del asesinato de Buendía.

La columna de Ramírez surgió como parte de una estrategia periodística ante la incorporación de Miguel Ángel Granados Chapa con su prestigiosa Plaza Pública en las páginas de El Financiero. Ante la ausencia de un columnista de casa, Ramírez recibió la encomienda de escribir una columna política.

Ramírez contaba con una experiencia de dos décadas en las lides periodísticas y con paciencia, a la par de sus quehaceres cotidianos, fue armando un archivo documental con innumerables temas.

Buendía le enseñó el abc y ciertos trucos del oficio. Abonó en ello la amistad de Emiliano Ramírez, padre de Carlos, con Manuel Buendía. Amigos y compadres Emiliano y Manuel tejieron una relación muy estrecha.

Así como hay quienes nacen para ser médicos, abogados, artistas o zapateros, Carlos Ramírez nació para ser periodista. Está próximo a cumplir cinco décadas en el oficio y sigue manteniendo con la misma devoción su trabajo.

Detrás de Indicador Político hay años de constante lectura. Ramírez le dio un estilo propio a su columna –que es una de las tareas más difíciles de un periodista–. Para ello es necesario un apropiado lenguaje con las exigencias de un escritor, y contar con una especialización en algunos temas, sin abandonar la pasión de un reportero.

Sin abonar en datos biográficos o anecdóticos de Carlos Ramírez me permito contar algunos momentos de la influencia de su quehacer periodístico.

Sin duda alguna, gracias al trabajo de Ramírez se impidió la llegada de Jorge Díaz Serrano a la Presidencia de la República. Reportajes de Carlos exhibieron la corrupción del entonces poderoso director de Pemex quien contaba con las simpatías y el apoyo del presidente López Portillo.

En el sexenio de Salinas el trabajo periodístico de Ramírez fue fundamental para entender los alcances del proyecto neoliberal de los tecnócratas que había iniciado con el gobierno de Miguel de la Madrid.

Las publicaciones de Indicador Político provocaron el encono lo mismo de Salinas que de Zedillo y llevaron al gobierno a someter a indeterminadas auditorías a El Financiero lo mismo que a todos los directivos del periódico, incluidos algunos editores.

Personalmente Salinas se presentó en las instalaciones del rotativo para amenazar a sus dueños. Salinas maniobró incluso con algunos testaferros para tratar de despojar del cabezal, es decir el título que le daba nombre al periódico.

La víspera del destape de Salinas Ramírez, Alejandro Ramos y yo publicamos el libro Salinas, el Candidato de la Crisis. Salinas ordenó la confiscación y la compra masiva del libro y llegado al poder metió al editor a la cárcel.

Antes de publicar Indicador Político, Carlos Ramírez era ya un periodista prestigiado.

Cito una anécdota.

1988. Días después del cumpleaños número 50 de Carlos Monsiváis invité al escritor a comer con el periodista Carlos Ramírez en un restaurante de postín de la Zona Rosa.

Monsiváis estaba fascinado. Le dijo a Ramírez: “Maestro, eres mi gurú”.

Ramírez soltó una risotada… ¡No, no maestro, no me digas porque me lo voy a creer!

Así fue el encuentro entre los dos Carlos.

Monsiváis quería conocer y platicar con Ramírez, éste a su vez era un admirador del célebre cronista.

Ambos intercambiaron libros con sus respectivas dedicatorias.

Ramírez descollaba ya como uno de los mejores periodistas. Su gran secreto: la disciplina.

Henry Miller decía que en el oficio de escribir para atraer al lector “hay que tirar a matar”.

Ramírez a finales de los ochenta contaba con una sólida formación. Con su trabajo riguroso y bien informado atraía el interés de los lectores.

A finales de 1987 la víspera de las elecciones de 1988 el periodista Julio Hernández López (conocido ahora como ‘Julio Astillero’) me llamó por teléfono: “Magister, me pide Luis Donaldo Colosio un desayuno con Carlos Ramírez, Alejandro Ramos y tú”. Colosio fungía como oficial mayor del PRI y fue encargado de coordinar la campaña presidencial de Salinas.

Julio Astillero era militante priista y con Colosio como líder nacional fungió como secretario general adjunto del CEN del PRI. Julio se había fogueado como dirigente priista en San Luis Potosí y como periodista a mí me tocó conducirlo en sus primeros pasos como reportero de la fuente política en lo que era entonces el periódico unomásuno. Así se dio el enlace entre Colosio y Ramírez quienes mantuvieron una entrañable amistad hasta el día en que el sonorense cayó abatido a balazos.

Otro dato.

Una mañana a principios del año 2000 recibí una llamada de Carlos Slim en mi teléfono celular para invitarme a comer. Ramírez, el más influyente de los periodistas me acompañó al convivió en una de las casas de Slim en Polanco. El Ingeniero estaba fascinado con Ramírez. El encuentro se prolongó varias horas y entre tequilas y güisquis compartimos y comentamos temas variados de política. Saltó el caso Telmex y Salinas. El Ingeniero se deslindaba de Salinas.

 

Próximo a publicar mi libro biográfico sobre Slim, los editores me llamaron. Había que “sacar” el prólogo de Carlos Ramírez de la edición bajo el pretexto de que “no estaba contemplado” como se establecía en el contrato. En realidad, Slim censuró el prólogo y amenazaba con comprar la editorial sino se cumplía su capricho.

 

De ese tamaño era la importancia del trabajo periodístico de Carlos Ramírez y su Indicador Político.

 

En 2001 con la llegada de Fox y con López Obrador al poder, –el  primero a Los Pinos y el segundo a la jefatura de gobierno de la ciudad de México– el Indicador Político se publicaba en El Universal con tremendo éxito. Ramírez me invitó a sumarme a su equipo de trabajo en El Universal Gráfico donde él fue designado director para hacerle la competencia al periódico Ovaciones. Con dudas, le dije a Ramírez que lo acompaña con gusto pero sin que apareciera mi nombre en el diario y le advertí que lo más seguro era que nos corrieran antes de un año. Y así fue.

Ahora la censura corría a cargo de Obrador. Por presiones mercantiles del tabasqueño nos censuraron y nos exigieron nuestra renuncia. A cambio de unos pesos del presupuesto público del gobierno de la ciudad para la publicidad oficial en el periódico nos corrieron.

Intolerante a la crítica, Obrador pidió nuestras cabezas. Fue nuestro verdugo. Se comportó aún peor que Salinas.

Son, pues, algunas anécdotas, del peso y la influencia del Indicador Político y del trabajo periodístico de Carlos Ramírez.

 

 

 

Related posts

Así debería ser el regreso a la normalidad

RELEVANTE MX

El reclamo de Barbosa a AMLO, tras la mañanera del miércoles

RELEVANTE MX

Mantener ataques al INE solo ahuyentara capitales e inversiones 

RELEVANTE MX

Leave a Comment