Relevante MX
COLUMNAS

La distribución del presupuesto es trabajo de los legisladores y no por Decretos

Víctor Barrera

 

Todo indica que los legisladores han dejado de lado su responsabilidad de distribuir de manera adecuada los recursos que genera el Estado para que sean atendidas en la mejor manera posible las necesidades de la población.

Esta obligación que corresponde en  aprobar y asignar un presupuesto y en casos extraordinarios  analizar y aprobar las modificaciones pertinentes, con el objetivo que no se dejen  sin recursos áreas esenciales para el desempeño de un gobierno federal que  tiene como responsabilidad  el bienestar de la población en general a través de  servicios como educación, salud, seguridad entre otras más.

De acuerdo a la Constitución Política, el poder legislativo es el obligado a distribuir los recursos que la nación genera para que estos recursos satisfagan las necesidades y se empuje el desarrollo del país en favor de la población.

Sin embargo hasta ahora, nuestros legisladores no han levantado la voz para que en comisiones se detalle de manera extraordinaria las modificaciones suficientes para  mover recursos financieros sin demérito de las instituciones y dependencias gubernamentales.

El Ejecutivo ha mandado decretos, para ordenar que en las dependencias e  instituciones se hagan lo suficiente para reducir sus gastos hasta en un 75 por ciento, porque López Obrador piensa que con un 25 por ciento de este presupuesto pueden laborar y operar  estos órganos de gobierno.

Decreto que ha empezado a molestar a algunas dependencias e instituciones y han salido a declarar que  no podrán cumplir con las obligaciones que se les confiere y que tendrán que dejar de hacerlo si no cuentan con los recursos suficientes para su trabajo, como es el pago de los trabajadores y los elementales como el pago de servicios de agua, luz y en algunas ocasiones la renta del inmueble donde se ubican.

Entendemos que el covid-19 vino a desestabilizar la economía mexicana, pero también sabemos que nuestras autoridades tuvieron  por lo menos tres  meses para empezar a tomar las medidas adecuadas y evitar que esta pandemia dejara  resultados catastróficos para  la población mexicana.

Pero desde el momento en el cual se dio a conocer la aparición del coronavirus las declaraciones del subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, que no actuarían de manera alarmista si no se tenía un conocimiento claro de  la propagación de este virus,  “sale lo mismo atender a un niño que ha cien, esperemos que  se propague este virus” declaraba  por la primera mitad del mes de marzo.

El gobierno federal tuvo ese tiempo para empezar a realizar las compra de insumos y equipo para enfrentar a la pandemia por venir, sin embargo no se hizo.

 El Fondo para la Estabilización, recursos que se fueron juntando a lo largo de varios años y, que alcanzaron cifras superiores a los 300 mil millones de pesos, que se utilizaran para hacerle frente a sucesos imprevistos, ya estaba  minado en más del 40 por ciento, porque Morena y sus aliados en el Congreso de la Unión aprobaron que el Ejecutivo los utilizara, sin conocer directamente el destino de estos recursos.

Hoy México requiere recursos que no tiene para enfrentar  la crisis  que dejará el covid -19, recursos para  comprar el equipo que evite un mayor número de decesos ocasionados por la pandemia, recursos para que las familia mexicanas tengan un sustento vital, recursos para reactivar a los sectores productivos

Pero insistimos, nuestros legisladores no han levantado la voz para realizar  un periodo extraordinario que les permita realizar y trabajos que  encuentren estos recursos sin afectar otros sectores.

Ayer  solo escuchamos una propuesta del diputado  Mario Delgado, que consiste en que la gente pueda sacar de sus ahorros para el retiro  hasta 13 mil pesos, lo que convierte esta medida en una tomadura de pelo, ya que  los trabajadores deben tener la libertad de disponer de sus ahorros, pero  esto no significa que nuestros legisladores se preocupen por la población, solo es una salida  fácil sin ningún futuro exitoso, porque al término de la pandemia, los trabajadores tendrán menos ahorros y por supuesto su futuro será difícil.

Pedimos seriedad a Mario Delgado y los demás legisladores, los trabajadores crean ingresos al Estado vía impuestos, pero no se vale tener un Estado rico, que despilfarra el dinero en caprichos y un pueblo pobre que tiene que sobrevivir.

Los Legisladores deben acudir a cumplir con su obligación y no permitir que Decretos  modifiquen  el presupuesto aprobado por ellos, o de lo contrario sabremos que de poco o nada sirve el poder legislativo en el país.

Related posts

‘OTIS’ EL HURACÁN QUE ARRASÓ A ACAPULCO Y A LA 4

RELEVANTE MX

Necesitamos un Barros Sierra en la UNAM

RELEVANTE MX

Cómo llegamos a este punto

RELEVANTE MX

Leave a Comment