COLUMNAS

El COVID 19 no es de corruptos y honestos, es de un país, de una población, que urge abatir demoniosyy

*Hoy tenemos tiempo de mirar al cielo, escuchar a las aves, sentir el aire y saborear esa vida que pide con esto respeto y cuidado

Socorro Valdez Guerrero

Raro ambiente flota por doquier. Como raros los enfrentamientos cibernéticos que a la menor provocación desfoga demonios. Desata enfados, resentimientos y frustraciones.

Pasiones que desbordan insultos y calificativos de odio que no llevan a estar mejor. Tristeza que embelesa los sentidos en cuatro paredes. Melancolía de encierro que no sirven para reflexionar y sí para atacar el alma. Defensa de unos a esas acciones, critica de otros. Movimiento cargado de manipulación e intenciones maquiavélicas para enfrentar a ambos.

Unos con otros, sin unir esfuerzos. Liderazgo que se empecina en destapar lo peor de cada ser. Defensa vana que no ve al hermano que insulta ni aquel repara que también agrede.

Seres que emiten violencia, que reciben odio y responden con lo mismo. Tolerancia y sonoridad, que inmóviles son sólo palabras. Frases como otras que aparecen sexenalmente como moda, como distinción de un gobierno de otro y es igual, sin sentido, sin acción.

Frases que se posicionan para que merolicos las repitan cargadas de violencia, discriminación, y no inclusivas. Frases que resaltan en discurso y excluyen en aspiración, en ideal, ¡no son guía de conducta! Raro está el ambiente. Desquiciados los sentidos. Envueltos en amargura de unos, en resentimientos de otros.

Muy pobres, medianamente pobres, clase medieros, pequeños comerciantes, grandes empresarios, ricos, muy ricos, ¿Somos diferentes? ¿Diferentes en qué, en clase social, en estatus económico, en condición educativa? ¿Y en lo demás? ¡Somos iguales! ¡Iguales! Lloramos a muertos; sufrimos enfermedad, padecemos calvario. Iguales solos víctimas o victimarios. Similares y vulnerables a la inseguridad, a la impunidad, al abuso.

Igual padecemos por una hija que violaron o golpearon. Por un hermano que desapareció, porque alguno de nuestros padres sufren en camas de hospital; porque asesinaron a nuestro hijo; porque se mató en un accidente, porque un virus, sí un virus nos enfermó y el dinero, el poder, la clase social, ¡no detuvo la muerte! No es de ricos contra pobres; de poderosos contra débiles; de ideología buena contra la mala.

No es de corruptos y honestos, es de un país, de una población, que urge abatir demonios. Esa frustración de odiar a aquel, pero querer ser y tener lo que él. Hastío de mentiras. De falsedades que van de boca en boca.

En las calles, en la televisión, en la radio, en las redes sociales. Mentiras tan viles que victimizan y matan para mover sentimientos. Que enaltecen al ladrón, que hacen héroes al que trafica e inclina la cabeza contra quien procrea al que envenena a nuestros hijos con la droga.

Tan manipuladora la acción que convierte a un actor de pornografía en un salvador de vidas, en ¡Médico! Mentiras como lo son esos lemas sexenales que únicamente manipulan y dividen: “Arriba y adelante”, “La solución somos todos”, “La renovación moral”, “Que hable México”, “Bienestar para tu familia”, “El voto del cambio”, :”El presidente del empleo”, “Mi compromiso es contigo”, “No le vamos a fallar al pueblo de México”.

Y las mejores, las también falsas, huecas e igual de vacías como las otras, como las del pasado, como las de esa oligarquía que se odia: “No le vamos a fallar al pueblo”; “Ya no es el tiempo de pleitos, de divisiones, tenemos que unirnos”; “Vamos a poder trabajar juntos… porque (si no), ¡ay, nanita! No estaría yo aquí”.

Frases no diferentes a las otras, ¿o sí? ¡Júzgalo tú! Analízalas si son tan huecas, tan sin sentido. Ve y define si dice unirnos sólo ricos o pobres, ¡No!, dice ¡Todos! Advierte ¡Unirnos! Y trabajar ¡Juntos! No sólo pobres ni únicamente ricos. Abandonemos la vida ácida y fría.

La que divide, la que antepone y la que el poder marca la pauta del desarrollo humano.

Cada uno hoy tenemos tiempo de mirar al cielo, al sol, escuchar a los pájaros, sentir el aire que rosa las mejillas y saborear esa vida que pide respeto y cuidado.

Aunque trascender, desarrollar y crecer con principios se vea obsoleto y comer mierda sin hacer gestos se considere arte y no la perversión digna de un Marqués de Sade, cuyo único valor es describir con majestuosidad, con destreza, que la porquería para quienes disfrutan de ella, se puede ver como manjar y no como una práctica sucia de aquellos que es común hacer de su vida y de quienes los rodean una porqueriza.

Related posts

Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, pieza clave del régimen del PRI

RELEVANTE MX

¿FRENTE OPOSITOR?

RELEVANTE MX

Por promesas no cumplidas, Monreal y Armenta ignoran al gobernador Barbosa  

RELEVANTE MX

2 comments

www.xmc.pl 26 junio, 2021 at 11:08 pm

Nice post. I was checking continuously this blog and Im impressed! Extremely useful info specifically the last part 🙂 I care for such information much. I was seeking this particular info for a long time. Thank you and best of luck.

Reply
Dyslexia 7 agosto, 2021 at 1:45 pm

Do you care if I reference some of this on my page if I include a link to this site?

Reply

Leave a Comment