SALUD Y BIENESTAR

¡Llamadas que matan!

Socorro Valdez Guerrero

Ella, no es rica ni ha viajado al extranjero, es diabética e hipertensa, tampoco es legisladora ni figura pública, aunque no se considera pobre ni de la tercera edad, aún con malestares, debía que trabajar -era la última etapa del censo del INEGI-, ademas, “sólo los de 60 se van a casa”. Entonces, había que redoblar y laborar 12 horas al día en contacto permanente con 25 a 30 personas, visitar sin aviso de ¡Alerta! O peligro, edificio en cuarentena por COVID-19, y presentar cada vez más síntomas de tos, cuerpo cortado y secreción nasal.

Han pasado cinco días y no sabe qué tiene, porque es encuestadora del INEGI, no médico. Todos le dicen, ¡Ponte cubre bocas!para trabajar y a los que encuesta, la ven y no le quieren abrir.

Ella decide, aún con riesgo de no pagarle, ir al médico y ¡encerrarse! Fue al médico, le dio tratamiento, y empeoró. Llamó a Locatel, la entrevistaron, pero antes, la recomendación fue: “vaya con su médico de cabecera”. Había acudido al ISSSTE, a la clínica de medicina familiar “Juárez” -en la calle Jalapa- donde sólo le tomaron la presión y confirmaron: “tiene baja de glucosa”. Días de enfermedad y sigue sin saber si es de riesgo para contagiar a otros.

Por lo menos para su madre, que tiene 80 años. En el ISSSTE, no le hacen más, sólo le dan un papel con un número telefónico y la orden: “¡Hable o venga mañana a consulta normal!” Es decir, de nuevo a Locatel. La entrevista la operadora y después de varios minutos, entre toser y contestar, aclarar datos y volver a toser, transfieren su llamada para confirmar: “¡Tiene todos los síntomas de Coronavirus! Y que sigue, ¡Sorpresa! “Espere 15 días más a que le hablen de la Secretaría de Salud”. Sí, ¡15 días! ¿Y mientras? ¿Y su mamá, y ella? Aislarse, no salir y esperar, ¿esperar qué? ¿Saber sí es COVI-19, comprobarlo con la muerte de ella o paciencia para que sólo se desactive el virus? No sabe, el miedo, la incertidumbre y el llanto la traicionan.

Llora, se desahoga y decide usar medicina alternativas, no quiere morir. Imanes, temazcal y enviar a su madre lejos de ella, cuando es su única familia cercana.

Tres audios revelan la incompetencia en la atención de enfermos y de emergencia sanitaria. Un personal del ISSSTE que no sabe enfrentar un riesgo, un sector salud que hace ¡Esperar! Y da prioridad, incluso sólo al escándalo, a la difusión de mentiras y la difusión de urgencias por estatus social, político y económico.

Para la población, hay incertidumbre, dudas y sospecha del porqué sólo figuras públicas, como legisladores, se sabe los más contagiados.

Locatel, que omiso y negligente ante el peligro, desorienta, aplica un “tamiz” y transfiere llamada para finalmente pedir ¡Esperar otra llamada!

O si se pone morada y no puede respirar, ¡No puede respirar! habla al 911. Ahora mucha publicidad en carteles de alcaldías y la calle, donde empujan a reportar síntomas a Locatel, organismo sin capacidad para ayudar y menos, para apagar sicosis.

Related posts

¿QUÉ PASA CON TU CUERPO CUANDO DEJAS DE INGERIR ALCOHOL?

RELEVANTE MX

JENGIBRE: MEDICINA NATURALES

RELEVANTE MX

DÍA INTERNACIONAL DEL MEDIO AMBIENTE

María Fernanda Trinidad Hernández

Leave a Comment