COLUMNAS

Desquiciamientos

Gansadas

Carlos Ferreyra Carrasco

A estas alturas y apenas rebasado un año de ejercicio formal, aunque casi llega al segundo por la anticipada huida de Enrique Peña Nieto, al que le apuraba estrenar —es un decir— güera marital, es más que alarmante la pérdida de neuronas del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Documentados en exceso sus desvaríos cotidianos, sus incomprensiones y sus decisiones absurdas, lesivas y autoritarias en su rito religioso, Él, el Único, el Centro del Universo, el Omnisapiente y Omnipresente, decidió esta mañana de jueves autorizar el desembarco de los pasajeros del navío ítalo suizo Meraviglia.

“Es lamentable que haya actitudes de rechazo, imaginen que cerca de cinco mil personas en una embarcación no pueden bajar, la desesperación y todo lo que implica, dónde está nuestro humanismo, si estando tan avanzada la ciencia, ¿por qué esas actitudes retrógradas?”, dijo.

La embarcación, según antecedentes, ya había sido rechazada en Miami, Florida, Estados Unidos; en Barbados y en Jamaica.

La razón aducida: el registro de un pasajero que presentó los síntomas iniciales del Coronavirus, aunque luego se afirmó que se trataba de una gripa de relativa gravedad.

Hasta allí bien, pero las autoridades sanitarias de los países mencionados preocupadas por el riesgo, así sea mínimo, asumieron la prohibición del desembarco de pasajeros. La nave se presentó en Cozumel isla que integra un país donde una autoridad sanitaria municipal, puede decidir en situación de riesgo contra la nación.

Aunque cada día menos llamativo en lo informativo, no terminamos de resolver ni siquiera de paliar la idiotez de abrir la frontera sur a los peregrinos en busca del paraíso del norte. Problema que se agrava ante las órdenes de Trump de trasladar su frontera sur al Suchiate.

Con la complaciente ausencia de decisiones y soberanía de parte de México Gobierno.

Si en la actual circunstancia guardamos una posición subordinada y acrítica respecto del ocupante de la Casa Blanca, no se requiere mucha imaginación para saber lo que pasará en el caso de declararse el virus en tierras aztecas.

En tanto y seguramente en espera del aplauso universal por su gran humanismo, el mandatario mexicano hace caso omiso del clamor de madres con hijos víctimas del cáncer a los que niegan medicamentos; mujeres con cáncer de mama en igual situación y hospitales en espera de que el cretinismo de una subsecretaría hacendaria, libere recursos para adquirir insumos sanitarios.

La expresión cretinismos no es sólo un calificativo, sino un diagnóstico de una deficiencia cerebral que afecta desde el más alto cargo político del país, a sus más notables (por exhibicionistas) funcionarios del gobierno.

No creo que logre el aplauso exterior al que tanto anhela, ni mucho menos al aplauso interno que nada le importa; total se trata nada más de mexicanos… no valen un cuerno.

Cabe destacar que no sólo hay insuficiencia de medicamentos para enfrentar una crisis de salud, sino que lo peor es que no hay tampoco un proyecto para enfrentar la contingencia.

Tanto así, que la decisión final fue adjudicada al secretario de Salud del municipio, con respeto a su dedicación y sus estudios profesionales, seguramente una eminencia en temas respiratorios.

De lo que suceda, el responsable principal será el ocupante del asiento virreinal en Palacio…

Related posts

La pesadilla

RELEVANTE MX

Faltan programas de seguridad

RELEVANTE MX

VIOLENCIA Y DESPRECIO A SICILIA

RELEVANTE MX

Leave a Comment